Skip to content Skip to footer

En tres años recibe Contraloría mil 333 denuncias por dádivas

El castigo más frecuente es la amonestación cuando se trata de la primera falta, además de suspensiones o inhabilitaciones

Del 15 de septiembre del 2017 al 31 de diciembre del 2020, la Secretaría de la Contraloría ha recibido 61 mil 620 denuncias, entre las cuales todavía sobresale el tema de dádivas, con mil 333 quejas, que han sido investigadas y sancionadas, cuando han sido corroboradas.

El secretario de la Contraloría, Javier Vargas Zempoaltecatl, explicó que esa sigue siendo una de las cinco principales causas por las cuales la población se acerca y presenta quejas contra diversos servidores públicos, en especial quienes están en contacto directo con la población, como son los integrantes de las corporaciones policiacas.

A la cabeza de las denuncias está la prepotencia y los malos tratos, seguida de las deficiencias en la prestación de los servicios; en tercer lugar las dádivas, en cuarto la negligencia y en quinto los conflictos de intereses.

Sin embargo, también destacó que no todas las quejas son comprobadas, pues muchas veces la gente se queja de un mal servicio porque le pide demasiados trámites o no le permiten incumplir con alguno, pero cuando les explican que son temas inamovibles entienden que no fue algo personal del servicio. Eso evidencia la necesidad de simplificar trámites.

Por esa razón, desde el año pasado buscan echar a andar una campaña de difusión para que la denuncia se haga con responsabilidad, pero debido a la pandemia los mensajes públicos han tenido que centrarse en otros puntos de mayor urgencia en este momento.

Durante una reunión con los integrantes del Comité de Participación Ciudadana (CPC), explicó que partir de las denuncias recibidas, las revisiones, inspecciones y auditorias, han llevado a cabo en esta administración 3 mil 400 procedimientos administrativos que ya fueron resueltos.

De esos, derivaron 2 mil 890 sanciones a servidores públicos de diverso nivel, en especial operativos, pero también hay mandos medios y altos, donde el castigo más frecuente es la amonestación cuando se trata de la primera falta, además de suspensiones o inhabilitaciones.

Admitió que la mayoría de las denuncias presentadas se archivan, por lo cual requieren que se presenten elementos que permitan determinar posibles responsabilidades.

En lo que va de esta administración, indicó, han realizado 5 mil 400 auditorías administrativas, financieras y de obra, lo cual ubica a la entidad como una de las más auto revisadas, sin contar con los trabajos del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Función Pública.

A esto, acotó, se suma el trabajo a través de las contralorías sociales donde participan 32 mil ciudadanos, quienes han conformado 6 mil grupos para revisar los programas sociales y 5 mil diversas obras públicas.