Enero será el mes de una nueva sacudida en el gobierno estatal

Enero será el mes de una nueva sacudida en el gobierno estatal
No hay duda que la vida es una rueda de la fortuna. Los altaneros de ayer son los apestados de hoy

Hacer una lista sobre los personajes mexiquenses destacados del 2023 sería muy arbitrario e injusto. Para no caer en el lugar común de que no estén todos los que son, ni sean todos los que están, la columneja en aprietos temáticos por fin de año les sorraja algunos nombres de personas sobresalientes en su campo de acción. Del mundo de la política, por supuesto, Delfina Gómez y Alejandra del Moral, alguna de ellas gobernará al Edomex a partir del próximo año. Del mundo empresarial, Roberto Alcántara, cabeza del Grupo Toluca. Del mundo religioso, Raúl Gómez González, nuevo arzobispo de Toluca. Del mundo de las artes, Elisa Carrilo y Alberto Chimal. Del servicio público, el nuevo Fiscal General de Justicia, José Luis Cervantes Martínez. ¿Qué opinan?

*

El diseño del nuevo plan de seguridad pública que se aplicaría en el Estado de México a partir de septiembre del 2023 –si Delfina Gómez gana la gubernatura– se elabora desde hace semanas con la dirección del exitoso jefe de la policía de la CDMX, Omar García Harfuch. Suena muy bien.

*

Es tanta la confianza en el equipo de la candidata de Morena que se han formado grupos de trabajo con especialistas para elaborar no la estrategia de campaña, sino el programa de gobierno 2023-2029. La maestra ya tiene perfiles muy claros para la integración de su gabinete y, hasta donde se ha podido saber, no será orientado por el principio de cuotas y cuates, sino por capacidades.

*

No hay duda que la vida es una rueda de la fortuna. Los altaneros de ayer son los apestados de hoy. Antes soberbio y altanero, David López ahora arrastra los pies. Es un apestado que se quedó con mucho dinero, pero sin nada de poder. Hizo lo que quiso durante el peñismo, pero hoy no es ni la sobra. El ocaso de un canalla.

*

Enero será el mes de una nueva sacudida en el gobierno estatal. Más ajustes al equipo por razones políticas. Se van al menos un par de secretarios y un director general. Cambios también en la integración de la LXI Legislatura. Así como empezó, terminará la administración de Alfredo del Mazo: con poca estabilidad.