Skip to content Skip to footer

Familiares y amigos dan último adiós a Liliana, menor desaparecida en Lerma

El 10 de marzo, la familia de la menor inició un reporte de desaparición ante el Centro de Justicia para las Mujeres

Familiares y amigos despidieron a Liliana García, niña de 11 años reportada como desaparecida el 10 de marzo. Después de permanecer un mes 15 días desaparecida, Liliana fue sepultada esta mañana en el panteón de la colonia Álvaro Obregón, en Lerma. La menor perdió la vida en un accidente vial en la carretera Toluca–Naucalpan.

No te pierdas: Liliana García, otra niña desaparecida en Lerma


El 10 de marzo, la familia de la menor inició un reporte de desaparición ante el Centro de Justicia para las Mujeres, donde les manifestaron que iniciarían con la búsqueda y entrevistas a familiares.

Ese mismo día, sobre la autopista Toluca-Naucalpan a la altura del kilómetro 10, se registró un accidente. La víctima fue Liliana cuyo cuerpo fue ingresado al Servicio Médico Forense (Semefo) de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México; sin embargo, sus tíos, hermanas y abuelita nunca fueron notificados del incidente, aún cuando las autoridades contaban con las señas particulares de la menor.

“La policía sabía dónde estaba porque desde el primer día es reportado un accidente a las autoridades sobre la autopista. A nosotros nunca nos informan de ese accidente nosotros no lo sabíamos”, detalló Norma Isabel Dávila, tía de Liliana.

Familia denuncia negligencia

Fue en el panteón de la colonia Álvaro Obregón que el grito de Justicia se hizo presente. Aunque la menor murió a consecuencia de un accidente vial, su cuerpo lo tuvieron las autoridades del Semefo por más de un mes, con el riesgo de terminar en fosa común.

“Desgraciadamente ahí se ve que nunca hicieron nada como autoridades. Ahora lo único que nosotros queremos es que se pongan a trabajar porque a lo mejor como este existen muchos casos”.

El viernes 29 de abril las autoridades de la Fiscalía mexiquense notificaron a la familia que las pruebas de ADN —que habían proporcionado desde el 4 de abril— fueron compatibles con el cuerpo que ingresó ese mismo día.

Familiares señalan que desde un inicio se les negó ver las imágenes de las cámaras; además, de que les dieron datos falsos del lugar donde vieron por última vez a Liliana.

“A nosotros nos dicen que las cámaras la enfocan en la carretera de la Agrícola Analco todo es mentira; lo que nos dijeron es mentira, no estaban trabajando”.

La familia de Liliana continuará luchando para que los servidores que cometieron negligencias sean sancionados.