Skip to content Skip to footer

Xitas Corpus, la fiesta de Temascalcingo que es patrimonio cultural del Edomex

Una tradiciónque llena de orgullo al Edomex

Las comunidades mazahuas y otomíes del municipio de Temascalcingo, Estado de México, celebraron este jueves el Xitas Corpus o Viejos de Corpus para pedir a sus santos lluvias y fertilidad. La festividad es una demostración de alegría, identidad y agradecimiento a sus antepasados.

La fiesta de los viejos de corpus se realiza 60 días después de semana santa y es una de las más importantes en la entidad mexiquense, pues tiene presencia en al menos 32 comunidades.

Lee: Paseo de San Isidro, la fe que se renueva con el inicio de las lluvias

Los viejos del corpus se caracterizan por tener el rostro cubierto con impresionantes máscaras de maguey, por sus largas barbas, cabello canoso, sombreros, trajes típicos de manta y faldas bordadas.

Los cuerpos de quienes se disfrazan de este personaje se cubren detrás de cada pieza artesanal elaborada de ixtle. Danzan al ritmo del violín y la tambora. Con un peculiar sonido de latas y botes –que arrastran de entre sus pies–, invocan a la lluvia y fertilidad. Las arrugas de las máscaras representan sabiduría y el paso del tiempo.

Desde temprano recorren las principales avenidas para llegar atrio de la iglesia y bailar. Durante el trayecto, niños y adultos regalan dulces, pan, fruta y pulque como agradecimiento de lo que la tierra les proveerá.

En el centro de Temascalcingo, se realiza una misa y procesión de imágenes religiosas. Cada barrio o localidad atesoran una imagen de diversos santos que son adornadas con semillas, flores y frutas.

Foto: Uriel García

Origen del Xitas Corpus

Esta tradición se remite a 1913, cuando la comunidad padecía de hambre, enfermedades y sequía. De acuerdo con el relato oral, los pobladores buscaron solución a estos problemas; por lo que se reunieron a platicar. Después tomaron una siesta y en un sueño apareció un ser enviado por Dios, quien les dijo que la forma de arreglar la sequía y el hambre era danzar.

Así nacieron los Viejos de Corpus, quienes representan la vida, la muerte y la sabiduría.

Foto: Uriel García