Skip to content Skip to footer

Inicia la renovación del Infoem

En 2020 se va un comisionado y en 2021 los otros cuatro

Desde hace 15 días la Legislatura mexiquense tiene pendiente el nombramiento de un nuevo comisionado en el Instituto de Transparencia de la entidad (Infoem), en agosto del siguiente año deberá renovarse por completo y dar paso a, prácticamente, un nuevo pleno.

Legalmente, la comisionada Eva Abaid Yapur concluyó su segundo periodo el pasado 15 de marzo, pero la ley le permite quedarse al frente del cargo hasta que los legisladores no hagan el nombramiento correspondiente.

Esto será así por unos meses más, pues la Legislatura no ha iniciado el procedimiento para hacer el nuevo nombramiento, como lo establece la ley, previa consulta a la sociedad, a propuesta de los grupos parlamentarios, con el voto de dos terceras partes de los miembros presentes, además las labores están suspendidas por la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

El artículo 31 de la Ley de Transparencia señala que “si no se hubieren aprobado las designaciones de quienes habrán de desempeñar el cargo de Comisionados, seguirán en vigor los nombramientos anteriores, hasta en tanto la Legislatura del Estado apruebe la designación de los nuevos. En ningún caso se entenderá esto como ratificación del encargo”

Los otros cuatro comisionados concluyen su segundo periodo en el Instituto el siguiente año. Todos, con excepción de Gustavo Parra Noriega, fueron electos por cinco años y luego con la modificación de la ley por siete, por lo cual, en 2015 fueron ratificados. No existe la posibilidad de que permanezcan por un nuevo periodo.

Los comisionados que estarán saliendo en agosto del siguiente año, además de Gustavo Parra que ingresó hace un año y siete meses para concluir el cargo de Josefina Román Vergara, son: la comisionada presidenta Zulema Martínez Sánchez, así como Javier Martínez Cruz y José Guadalupe Luna Hernández.

Antes, el espacio de Román estuvo vacío por varios meses, hasta que el Congreso decidió hacer el nombramiento.

La renovación del Infoem será justo después de las elecciones locales y de la posible conformación de una nueva correlación de fuerzas, por lo cual, la actual Legislatura podría apurar, en sus últimos días, a realizar los nuevos nombramientos en ese mismo mes, antes del cambio de diputados: el 5 de septiembre.

Al ser cuestionado sobre el tema, el comisionado Luna Hernández, sostuvo que al final la decisión está en manos de la Legislatura, quien decide si los comisionados permanecen más tiempo en el cargo, sin ser reelectos.

El artículo 31 de la Ley de Transparencia señala que “si no se hubieren aprobado las designaciones de quienes habrán de desempeñar el cargo de Comisionados, seguirán en vigor los nombramientos anteriores, hasta en tanto la Legislatura del Estado apruebe la designación de los nuevos. En ningún caso se entenderá esto como ratificación del encargo”.

A diferencia de otros órganos donde los cambios son escalonados, en este caso no se cuidó ese tema y el 80 por ciento sale en la misma fecha, por lo que no se descartan algunas reformas a la ley antes de estos nuevos nombramientos.

Para el ajuste de este año la o el nuevo comisionado podría tener el apoyo de quienes ya tienen experiencia en el tema, pero para el siguiente, los cuatro nuevos tendrían que ser auxiliados por quien tenga un año en el cargo.

Luna Hernández reconoció que el 2021 será un momento crítico, porque cuatro concluyen su periodo al mismo tiempo, sobre todo con la cantidad de recursos que abordan al año, con más de 12 mil asuntos que los colocan como la primera instancia local con más trabajo del país.

“Es una circunstancia delicada porque en ese año, con esta cantidad de recursos, los cuatro salimos al mismo tiempo, en agosto. No hay riesgo que puedan quedar acéfalos los espacios porque mientras la Legislatura no designe a nadie más continúan en funciones los comisionados”, indicó.

Habrá que esperar para conocer qué define la Legislatura, mientras tanto el Infoem debe seguir trabajando con la automatización de algunos procesos, estar atentos a cómo evoluciona la demanda del derecho de información y todas las obligaciones que tiene como órgano garante.