Skip to content Skip to footer

La Quinta Columna

La quinta columna

La Quinta Columna

Las contiendas electorales del 2022 ya pasaron y resultaron "un tiro por la culata", ahora queda ser testigos y actores del 2023

¡A algunos líderes no les quedó claro si por la culata o de gracia pero afirman que habrá tiro!

Que manera de querer maquillar una derrota, las justificaciones mas inverosímiles y patéticas de las que se tengan memoria han sido manejadas por los líderes del PAN-PRI-PRD desde que hay “tiro”; pasando por la derrota monumental porque no fueron seis de seis, hasta que realmente ganó el PRI porque varios candidatos eran expriistas.

Para ayudar a entender lo que pasó se sugiere leer el siguiente párrafo de manera pausada, casi deletreando como en la escuela cuando algo no se entendía. El contexto es simple, con todo respeto se ruega a los todavía priistas que estén confundidos poner especial atención, por favor:

Había seis gubernaturas en juego. Antes del domingo pasado, ninguna estaba en poder de Morena. Después de esa fecha, cuatro son parte de la llamada cuarta transformación. A manera de ejemplo, si fuera fútbol la alianza PAN-PRI-PRD metió dos goles y Morena cuatro. Espero haber ayudado a que quedara más claro el resultado.

Ahora bien, el que un todavía priista trate de criticar a una persona que ahora milita en otro partido por su pasado tricolor, es por decir lo menos, “patético”, ya que si emigró del PRI fue porque las cúpulas les cerraron las oportunidades; eligiendo siempre a los mismos, o persiguiéndoles por opinar distinto. Una actitud más honesta sería reconocer que ahora desde otra posición les ganaron, demostrando que son mejores los que partieron que las élites que se quedaron, literal de pena ajena.

Las contiendas electorales del 2022 ya pasaron y resultaron “un tiro por la culata”, ahora queda ser testigos y actores del 2023. En Sinaloa y el Estado de México, después se pensará en “el tiro de gracia” en el 2024.

Los grandes cambios son graduales, esos solo los impulsan quienes son sensibles sin perder piso, capaces de ser persistentes y con una narrativa construida de abajo hacia arriba. No perder de vista que las voluntades se ganan con argumentos y una a una. El antídoto contra el voto de las tradicionales estructuras y el dinero, es una participación copiosa. Quien lo entienda tendrá más posibilidades de alzarse con la victoria, la moneda está en el aire.