La Quinta Columna

La Quinta Columna
Actoras y actores de todos los partidos políticos han recorrido la entidad federativa en reuniones multitudinarias

¡Lo que se ve no se juzga!

Es pública y notoria la inmovilidad, complacencia, permisividad, hasta aparente complicidad de «las autoridades electorales» y «Órganos de Control Interno» respecto a lo que se vive en el Estado de México desde hace meses.

Se hacen como que no ven, no actúan, no exhortan, no abren expedientes de oficio, no toman medidas.

De manera evidente y descarada, actoras y actores de todos los partidos políticos –de manera ventajosa en relación con otros correligionarios y ciudadanos– han recorrido la entidad federativa en reuniones multitudinarias, promocionando su imagen de manera perversa y ventajosa.

Ante el derroche de recursos económicos, el uso descarado de bardas, enlonados, sillerío, espectaculares e inversiones en medios de comunicación, se sospecha el uso de recursos públicos. Solo los ingenuos pueden pensar que no tienen costo.

La supuesta prohibición de la promoción personal de los servidores públicos, la equidad de las contiendas, la transparencia, la austeridad y racionalidad ante momentos de crisis económica, parecieran ser letra muerta.

Ante este panorama de permisividad, los queda bien de cada ciclo, los que buscan la foto para demostrar que están con tal o cual, organizan eventos con el pretexto de festejos de pre y post cumpleaños, comilonas, inauguraciones. Cualquier pretexto es bueno para dar rienda suelta a lambisconería, que en el fondo solo implica la búsqueda de un hueso o prebendas.

Y qué decir de aquellos funcionarios que jamás han formado y hecho trabajo en un partido político y ahora no desperdician oportunidad para tratar de hacerse presentes en eventos, como dijera un clásico: «no tienen llenadera».

Todos se llenan la boca diciendo que ven al Estado de México como la «Joya de la Corona», ¡Qué insensibilidad! No ven a la entidad más poblada del país, con sus marcadas desigualdades, con graves problemas de seguridad, con habitantes en pobreza y pobreza extrema.

¡Lo que se ve no se juzga! Esa élite ve solamente cómo servirse, no cómo servir. Ojalá la ciudadanía despierte e informadamente vote en las próximas elecciones por un cambio que cada vez se percibe más urgente.