Llegaron entre cantos y rezos al santuario de El Carmen

Entre cantos y rezos creyentes de San Francisco Tlalcilalcalpan, Almoloya de Juárez caminaron por cuatro horas hacia el santuario dedicado a la virgen de El Carmen en Toluca como parte del novenario que realizan por su próxima celebración el 19 de junio. El retumbar de la campana anunciaba que los feligreses venían en camino para llegar […]

Entre cantos y rezos creyentes de San Francisco Tlalcilalcalpan, Almoloya de Juárez caminaron por cuatro horas hacia el santuario dedicado a la virgen de El Carmen en Toluca como parte del novenario que realizan por su próxima celebración el 19 de junio.

El retumbar de la campana anunciaba que los feligreses venían en camino para llegar al corazón de la capital mexiquense y escuchar misa, “es por amor a nuestra madre santísima, es una muestra de fe para expresar nuestro cariño o por los favores y milagros obtenidos a través de nuestra señora del Carmen” contó Aarón Yahir Garrido Fonseca, quien pertenece a la congregación de los Carmelitas.

San Francisco Tlalcilalcalpan es una de las localidades del Valle de Toluca que acudirán a la iglesia del Carmen como parte del novenario que realizan. Es un acto de fe en el que la gente agradece por los beneficios conseguidos o le pide a la virgen algún favor.

Niños, adultos mayores y familias salieron a las 7:00 de la mañana de San Francisco Tlalcilalcalpan en peregrinación el sábado cargando imágenes, entre ellas, la principal de la virgen a la que veneran y para la que requieren de alrededor de 10 personas para cargarla por lo pesada que es.

San Francisco Tlalcilalcalpan, es una de las localidades del Valle de Toluca que acudirán en estos días al santuario de El Carmen para agradecerle por los favores recibidos.

Hay quienes no necesitan de coches y otras pertenencias o milagros para sentirse bendecidos: “para nosotros con el hecho de que seamos una familia unida es más que suficiente por los tiempos que se viven. Nos ha regalado mucha salud, bienes materiales no, ni dinero pero nos da lo suficiente par vivir no podemos pedir más, lo importante es la familia”.

Así lo comentó el señor Gabriel Jacales quien iba acompañado de su esposa Irene Cruz y su nieto Irving Gabriel a quien le fomentan estas costumbres. Para Juan José Esquivel Hernández de 20 años fue su primera experiencia en la peregrinación, “es algo muy bonito venir acompañando a la virgen” expresó.