Llevan vacuna contra Covid-19 a personas con síndrome de Down

Llevan vacuna contra Covid-19 a personas con síndrome de Down
La aplicación de esta primera dosis no se trató de darles una oportunidad, sino de hacer valer sus derechos humanos

Un grupo de personas con discapacidad de 19 a 25 años de edad fueron vacunadas contra Covid-19, tras la llegada del “vacunamóvil” al Centro de Educación Down A.C. (Cedac), ubicado en el municipio de Naucalpan, Estado de México.

Lee: En declive tercera ola de covid-19 en México: López-Gatell

La aplicación de esta primera dosis no se trató de darles una oportunidad, sino de hacer valer sus derechos humanos como con el resto de las personas, expresó Mari Carmen Mejía, directora del Cedac.

De las doce personas con síndrome de Down que fueron vacunadas solo una reportó síntomas de fiebre y diarrea, mismos que desaparecieron al día siguiente. En el resto de los casos solo se reportó dolor de brazo e insomnio.

Mejía explicó que la aplicación de la segunda dosis representa una oportunidad para que las personas con discapacidad intelectual y sus familias retomen algunas de sus actividades cotidianas, tras un confinamiento que se ha prolongado.

“El plan nacional de atención a las personas vulnerables establece que la vacuna para personas con discapacidad debió darse en el grupo de 40 a 49, sin embargo no ocurrió así; cuando iban a los módulos los bateaban y les decían que tenían que esperar a su grupo de edad. Ahora por fin ya fueron vacunados”, celebró la directora.

Historias sombrías

Las historias del confinamiento se tornan sombrías para las personas con discapacidad intelectual o síndrome de Down y para sus familias.

“Nuestros jóvenes, niños y adultos estaban habituados a seguir una rutina, a tener hábitos, orden y disciplina. Se habitúan con facilidad a un horario, y el hecho de cambiarlo todo de forma tan drástica lo hace más difícil para ellos”, explicó Mejía.

“Al principio no alcanzaban a entender qué estaba pasando. Por la mañana ellos tomaban su lonchera, su mochila, se ponían el uniforme y se sentaban en su cama a esperar. Hasta que sus papás les explicaban que no podían salir”, relató Mari Carmen Méjía.

“A ellos les costó mucho tiempo entender por qué no podían salir y porque se les había limitado a su círculos de amistades que es muy cerrado, y que es el que tienen aquí en el Centro”.

Con la aplicación de la primera dosis, los estudiantes de Cedac esperan retomar sus actividades de forma escalonada y a partir de la modalidad semipresencial.

El Cedac de Naucalpan es un centro de acompañamiento a familias con integrantes con síndrome de Down, donde brindan intervención temprana, hasta capacitación para el ambiente laboral.