Skip to content Skip to footer

Lo mejor del Se dice que

La agenda progresista no ha pasado ni pasará, lamentablemente, en la Legislatura del Estado de México

Los consejeros del IEEM parece que no entienden, o no quieren entender, que no hay mañana para ellos en el cargo ni en el encargo. Morena, PRI y PAN coinciden en que desaparezcan los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES), entre ellos el mismísimo Instituto Electoral del Estado de México. Su suerte está decidida, lo único que falta es saber cuándo, y todo hace suponer que será antes de la próxima elección de gobernador.

*

La agenda progresista no ha pasado ni pasará, lamentablemente, en la Legislatura del Estado de México. Y no es porque la mayoría de los diputados no estén de acuerdo en la ampliación de libertades, sino su miedo al poderoso clero católico mexiquense es más grande. No se van a confrontar con la iglesia en tiempos electorales. Matrimonio igualitario y despenalización del aborto tendrán que esperar, ese es su cálculo político.

*

José Manzur más que político es un publirrelacionista. Operador electoral experto en cloacas que a sus 67 años sigue soñando con ser algún día gobernador. Pepe, como se refieren a él sus amistades, es un hombre de cuidado con conexiones en el alto y bajo mundo. Hoy, abierta la sucesión, está de regreso después del breve ostracismo al que lo condenó su cercanía a Luis Videgaray, Juan Armando Hinojosa, Eruviel Ávila e Isidro Pastor, entre otros. Nunca ha sido una de sus cualidades la discreción, por el contrario, le gusta alardear y, en el ánimo de influir o simplemente de hacerse el influyente, reporta gustoso sus actividades con sus amigos de la comentocracia local. ¡Aguas!

*

El priismo mexiquense está contenido. Sus legiones de operadores permanecen acuarteladas. No liberó, al menos no hasta ahora, al Kraken electoral, llamado en algún tiempo no muy remoto “Marea Roja” o “Fuerza Mexiquense”, para que actúe en los 6 estados en lo que habrá votaciones para gobernador. Ni dinero ni gente, parece que es la instrucción. Veremos si ni a Hidalgo le envían refuerzos. Quizá no tenga ya ningún sentido.

*

El exfiscal Alejandro Gómez disfruta plácidas vacaciones. El hombre se hizo millonario mientras estuvo a cargo de la procuración de justicia en el Estado de México. Hoy es inmensamente rico y no lo logro ahorrando sus salarios. Por sus manos pasaron decenas de miles de millones de pesos de presupuesto, un enorme volumen sin control. Hoy, empiezan a salir contratos irregulares de adquisiciones, como aquellos para comprar software espía. Debe ser llamado a cuentas, los diputados de Morena deberían hacerlo en elemental congruencia.