Skip to content Skip to footer

Localizan sin vida a enfermera desaparecida en Valle de Chalco

Hasta el momento, los familiares desconocen las causas de su muerte; sin embargo, –de forma extraoficial– la última vez que la vieron con vida se encontraba con su pareja sentimental

Después de cuatro días desaparecida, Adriana Inés Vidal –de 30 años de edad y quien se desempeñaba como enfermera– fue localizada sin vida sobre la carretera Tepetlixpa–Cuijingo; de acuerdo con testimonios de familiares, la joven desapareció en Valle de Chalco el 23 de julio.

Cerca de las ocho de la mañana del pasado 25 de julio, vecinos del paraje denominado como “La Texcalera” reportaron la aparición del cuerpo de Adriana.

Lee: Incrementan 14% feminicidios en Edomex, disminuyen a nivel nacional

A través de redes sociales, amigos y familiares agradecieron a todas las personas que compartieron la foto de la madre de dos niñas; además exigieron justicia por la muerte de la enfermera.

“Agradezco a todos y cada uno de los que se tomaron un minuto para compartir y ayudar al gremio. Es una pena tan grande para la familia; lamentablemente hemos pedido a una colega maravillosa, una mujer increíble.

Lamento que se haya convertido en un número más de feminicidios en México y el mundo. Lamento que le hayan arrebatado su mamá a dos pequeñas, que jamás entenderán por qué su madre, que era la mejor del mundo, tuvo que marcharse de esta manera.

Lamento que sus padres hayan perdido una maravillosa hija; lamento que sus amigos no vuelvan a compartir con ella sus risas y buena energía. Lic. Adry, D.E.P. Gracias de verdad por la solidaridad, lamento que Enfermería haya perdido a un excelente profesional. Descansa en paz Adriana Inés Vidal”.

Exigen justicia para la joven Adriana Inés Vidal.

Hasta el momento, los familiares desconocen las causas de su muerte; sin embargo, –de forma extraoficial– la última vez que la vieron con vida se encontraba con su pareja sentimental.

“Ella era una persona muy buena que cumplía su rol de trabajadora de la salud, de mamá, de amiga, etcétera. Y alguien decidió llevársela desde el día viernes y terminar asesinándola. Me da coraje, me da rabia, me da impotencia, porque ninguna mujer puede salir tranquila a las calles; ninguna mujer está segura. Con el respeto que merece su familia, quiero hacer un llamado a las autoridades y no solo por ella, sino por cada mujer que ha sido arrebatada de su familia, por cada niño y niña. Que ya hagan algo y que nos brinden la seguridad que merecemos. Se exige justicia por ella y por todas, ya basta de tanta violencia. Qué coraje y qué tristeza que hoy fue ella; queremos que mañana ya no sea ninguna”.