Skip to content Skip to footer

lomos envenenados en el volcán 

la muerte de mi perro sin palabras 

me duele más que la del perro que habla, 

y engaña, y ríe y asesina.

Mi perro siendo perro no mordía. 

Mi perro no envidiaba ni mordía. 

Como los perros que siendo perros descuartizan… 

 

Abigael Bohórquez 

 

Toluca, México; 12 de julio de 2019.