Skip to content Skip to footer

Maestros discriminados por el gobierno

 

En el semblante de los tres profesores se notaba mucho miedo, no se ponían de acuerdo, algo en su interior no los dejaba hablar de manera tranquila.

-Profe esto no es posible, ¿por qué a los más arrastrados siempre les va bien?, es claro que Nuño no sabe esto o se hace de la vista gorda…, decía uno de ellos.

-Por favor no diga quienes le están entregando esta hoja, si se llegan a enterar seguramente nos van a perseguir, lo que queremos es que ya nos dejen de molestar, ya se pasaron de la raya, por unos pesos que ellos reciben todos pagamos las consecuencias…, comentaba el otro.

-Maestro vea, les dan 650 pesos más al mes que no nos dan a todos en ningún aumento salarial, son chingaderas y todo para dejar los salones y salir a promover al candidato del PRI, aseguró el tercer profesor.

-Pero los maestros nos dejamos, nadie levanta la voz, las autoridades son muy malvadas, abusan mucho de nosotros, se que tenemos la culpa, nos gana el miedo, ojala ya se acabe esto…, dice el primero.

Con cierto nerviosismo y un temblor leve en la mano, el maestro mientras habla extiende una hoja verde, es un formato de una solicitud del viejo sindicato, el oficial al servicio del estado, en donde las autoridades afilian a los trabajadores automáticamente y sin consultarlos.

Señala como asunto la solicitud de una “Gratificación a Profesores que realizan Trabajo Comunitario”, dirigida al actual secretario general del SMSEM, en la parte que interesa dice:

“…se dirige a Usted de la manera más atenta para solicitar su intervención ante el Gobierno del Estado de México, con el fin de obtener la gratificación mensual de $650.00 (seiscientos cincuenta pesos 00/100 M.N.) de trabajo comunitario, beneficio logrado por gestión de nuestra Dirigencia Sindical en el Convenio de Sueldos y Prestaciones del SMSEM 2016.”.

En la firma de acuse de recibido dice:

“Estructura Política 07/10/2016”.

Se anexa a la solicitud la copia del último comprobante de percepciones y deducciones, la credencial de elector y la de ese sindicato.

Hoy se sabe que este estímulo lo reciben nueve mil profesores estatales y efectivamente pertenecen a esa llamada estructura política que maneja el sindicato oficial y no hacen ningún trabajo comunitario, se asegura que realizan en horas laborables tareas partidistas, abandonan las aulas y las escuelas para desempañarse en actividades de promoción del voto de los candidatos del partido en el poder.

El formato de solicitud de la gratificación, hace del conocimiento el uso de recursos públicos en este número de docentes para desempeñar tareas diferentes a la docencia,  ajenos a la educación y en detrimento de la imagen magisterial.

Lo que se corrobora al señalar el texto transcrito que forma parte del convenio salarial que firma el gobierno cada año.

El documento es al mismo tiempo la evidencia tangible de la discriminación que comete la Secretaría de Educación local en contra del profesorado estatal, aun cuando lo prohíba la propia Constitución del país.

Le Secretaría está impedida legalmente a dar un trato diferenciado, está obligada en los mismos términos a la entrega de esa cantidad a todos los trabajadores docentes del subsistema educativo estatal, todos hacen trabajo comunitario al estar enfrente de sus alumnos y ninguno queda fuera de la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios.

Tratarlos de manera diferente constituye una violación flagrante al derecho de equidad que garantiza el artículo primero Constitucional.

¿Qué puede decir al respecto Ana Lilia Herrera? quien se quedó con las ganas de ser candidata a la gubernatura y a quien subieron al templete del show priista el domingo cinco de febrero, para validar al candidato del dedazo no superado en el esquema de los partidos políticos y sus cúpulas en abierta declaración de actuar en contra del pueblo y a favor de la corrupción y la impunidad en el Estado de México y en el país.