Skip to content Skip to footer

Marchan maestros en las calles de Toluca, señalan represión del gobierno

Más de 2 mil profesores del Estado de México salieron a las calles de Toluca para marchar y mostrar su descontento en contra de la suspensión del bono del Día del Maestro, el cuál representa (6 mil pesos) de salario, y la reforma educativa, la cual manifiestan lejos de mejorar las condiciones de estudio para los niños, se trata de una reforma laboral para mantener el control político del gremio.

Así lo expresaron durante su recorrido por calles como Rayón, Hidalgo, Bravo y Lerdo, en esta última se concentraron casi por dos horas, justo frente al palacio de gobierno, el cual ya estaba completamente sitiado por vallas metálicas y era resguardado por policías estatales y personal de seguridad.

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); Del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE sección 17 Toluca) y del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) estos últimos en menor representación.

Mientras caminaban, expresaron su descontento con la reforma educativa; “hoy con estas medidas perdemos derechos por los que durante años hemos luchado, más que nada, se trata de controlar a un gremio, no de mejorar la educación, al contrario hoy serán los padres de familia quienes tendrán que pagar por que sus hijos asistan a la escuela, pero esto no lo dicen, hay una tendencia privatizadora de la educación”.

Otros aprovecharon la marcha para reclamar el retraso del bono por el Día del Maestro, eran principalmente académicos agremiados al SMSEM de la región número 5.

“Es una fecha simbólica para nosotros, lamentablemente hoy el escenario es muy obscuro; los gobiernos de Peña Nieto y Eruviel Ávila, nos han quitado nuestros derechos, y poco a poco las prestaciones como lo plantea la ley del Servicio Profesional”.

La estrategia -expresan- es hacerle creer a la sociedad que no pasa nada, que ganamos mucho dinero, pero la gran mayoría de los maestros ¡morimos de hambre! No podemos tener una casa digna, llevar a nuestros hijos a la escuela; por eso hoy marchamos porque no queremos que las futuras generaciones vivan en un país roto y destruido social y económicamente, hay 63 millones de pobres en México, muchos de ellos son maestros.

El mensaje para los gobiernos es que existen maestros dispuestos a seguir luchando, por eso salimos a mostrar nuestra inconformidad, pero jamás agacharnos ni quedarnos callados.

Resaltó que existe mucha represión por parte de la Secretaría de Educación estatal, quienes presionan a los delegados, directores y supervisores para mantener al gremio controlado.

Algunas de sus inconformidades se centran en el programa de Escuelas de Tiempo Completo, uno de los más mencionados por la administración de Eruviel Ávila Villegas, el cual tiende a desaparecer los turnos vespertinos y hacer que un profesor trabaje por el mismo salario más de 8 horas al día, supuestamente con una gratificación acorde a lo que diga el gobierno, es un modelo neoliberal con tendencia a privatizar la educación pero no lo vamos a permitir.