Mujeres recurren al comercio informal ante ola de desempleo

Mujeres recurren al comercio informal ante ola de desempleo
Mujeres han tomado espacios públicos en Toluca para vender productos y enfrentar la violencia económica

El parque Simón Bolívar, en Toluca, se ha convertido en un espacio para que las mujeres vendan diversos productos, principalmente ropa. Esta es una forma de generar ingresos ante el desempleo que viven.

La colectiva feminista Místicas ha arropado alrededor de 40 mujeres, quienes se enfrentan a la violencia, precariedad laboral y el desempleo. Por ello, el comercio informal, se convirtió en su principal su sustento económico. 

Somos alrededor de unos 40 espacios ocupados. Sabemos que esto puede ser la única solvencia económica que tenemos. Vemos desempleo, algo que muchas veces la gente no quiere ver, que en ciertos empleos solo aceptan a jóvenes y las personas de 40 dónde quedan”, detalló integrante de la colectiva.

Mujeres se organizan ante la violencia económica

En un principio el espacio era utilizado por las “nenis” para realizar las entregas de sus artículos. Pero a través del tiempo la colectiva buscó visibilizar que las mujeres también forman parte de una violencia económica. Por ello, organizaron mercaditas feministas con el objetivo de ayudarse “entre hermanas”.

“Hubo una transición, que fue muy importante para nosotras, para la colectiva, porque anteriormente nos encontrábamos en la Alameda. Entonces, al pasarnos para acá, las mujeres que nos veían aquí, las famosas nenis, tuvieron la oportunidad de vernos y acercarse a nosotras, para justamente empezarán a incluirse más”, dijo.

Ahora las “nenis” se encuentran en un espacio seguro y están siendo integradas para participar en las actividades de la colectiva feminista.

Es el caso de Dulce “L”, mamá de tres chicos, que por el abandono de su esposo y el desempleo comenzó a realizar ventas de ropa por internet. Pues expresó que, en Toluca, los trabajos son muy demandantes para ellas.

“Empiezo a darme cuenta que por redes sociales, por los grupos de compra y venta, entonces como yo vivo cerca, lo intenté. Saqué mi propia ropa y me di cuenta que sí había una manera de ganar un dinerito extra”.

Las ganancias que obtiene por vender ropa son el sustento de su hogar; sin embargo, su ingreso es muy bajo, por quincena obtiene 500 pesos y en temporadas bajas 200 pesos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), hasta noviembre de 2022, la población ocupada en la informalidad fue de 32.5 millones de personas y la tasa de informalidad laboral fue de 55.2 por ciento de la población.