Skip to content Skip to footer

Negocios locales de comida asfixiados por comisiones de Uber Eats

Los negocios de comida ya pueden brindar servicios con cupo limitado, pero el servicio a domicilio sigue siendo preponderante.

Foto: Víctor Castillo.

La pandemia por coronavirus ha planteado nuevos paradigmas para los negocios de comida: el servicio para llevar y a domicilio representa la mayor parte de sus ventas, sin embargo, el pago que hacen por uso de la plataforma Uber Eats reduce sus ganancias.

En México existen, al menos, cuatro plataformas de entrega a domicilio, que desde el inicio de la contingencia sanitaria han tenido mayor demanda. En Toluca, las principales plataformas de servicio a domicilio son Uber Eats, Didi Food, Rappi y Sin Delantal. Uber Eats concentra 90 por ciento de los pedidos, de acuerdo con Édgar Martínez, copropietario de Mr. Wok, un restaurante de comida tailandesa ubicado en la calle Venustiano Carranza.

“Nosotros ya trabajábamos con plataformas digitales, el primer mes tratamos de estabilizarnos, no había ganancias, pero no nos hundíamos, el problema comenzó cuando entró en vigor el impuesto a las plataformas digitales: de cada 100 pesos que vendíamos nos quitaban hasta 45”

El primero de junio entró en vigor en nuestro país el llamado “impuesto digital” con lo que se comenzó a cobrar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las plataformas que ofrecen servicios o venta de productos en línea, esto a hecho que se incrementen las comisiones que los restauranteros deben pagar por el uso de la plataforma y, ante esta situación, algunos propietarios han abandonado el uso de estas aplicaciones y buscado otras alternativas

De acuerdo al sitio oficial de Uber Eats la “cuota de servicios” es de 30 por ciento, que sumado a los impuestos consume casi la mitad de las ganancias: “si antes a un platillo le ganábamos 50 pesos hoy, después de impuestos y comisiones le ganamos 15, de esos tenemos que sacar para el mantenimiento, los salarios, etc.” mencionó Edgar.

Esta situación ha hecho que Edgar desarrolle una plataforma propia llamada Restaurante Virtual, que busca ofrecer una alternativa para los pequeños negocios. La plataforma lleva apenas una semana en funcionamiento y ya son 10 los restaurantes que la utilizan.

“Es la mejor manera de apoyarlos por que las plataformas les quitan mucho de sus ganancias, además es más barato para nosotros”, mencionó Valeria, una cliente de Mr. Wok y usuaria de este servicio.

El costo de esta plataforma es fijo y va de los mil 200 a los mil 650 pesos mensuales y se evita el cobro de comisiones. Para el servicio de entrega a domicilio se espera contar con personal propio que asegure que los repartidores sean personas honradas: “hemos tenido algunos problemas con los repartidores de Uber, a veces no llega la comida o ellos no la entregan”.

“Sabemos que es difícil que un negocio pequeño invierta en motos, en autos y que pueda pagarles un sueldo fijo a los repartidores”.

Ernesto Díaz, propietario de Siempreviva Café y Pizza decidió finalizar su convenio con la plataforma de entregas a domicilio Uber Eats el pasado 27 de junio, mientras su local se prepara para la reapertura con aforo limitado, él continúa vendiendo sus productos para llevar o brindando servicio a domicilio por cuenta propia y a través de Restaurante Digital.

“Al principio tenía miedo de que nos fuera demasiado mal cuando nos salimos de Uber Eats, la mayoría de nuestras ventas eran por ahí, incluso aumentaron las ventas, ahorita vendemos por Whatsapp o nuestro Facebook”.

Para Edgar y Ernesto la solución para el problema por el que atraviesan los comercios locales de comida es el consumo local: “si ven algo que les gusta en Uber Eats mejor busquen el teléfono y marquen directamente, es muy fácil, el problema es que estas aplicaciones nos han hecho flojos” mencionó Ernesto.