Skip to content Skip to footer

Niegan autoridades responsabilidad por cancelación de concierto metalero

El gobierno del Estado de México se deslindó de la responsabilidad de haber cancelado el “Hell and Heaven Metal Fest 20142 de Texcoco y pidió a los frustrados organizadores del evento “no echar la culpa por su incapacidad de organización y cumplimiento de la ley”.

Con estas palabras que corrieron a cargo del Director General de Protección Civil, Arturo Vilchis Esquivel, la autoridad mexiquense dijo que nunca hubo una autorización formal del concierto, que los organizadores pretendieron utilizar el recinto ferial con licencia indebida del ayuntamiento y que en el peor de los casos “nunca existieron las condiciones mínimas” para la seguridad, salud y protección de los más de 100 mil asistentes que disfrutaría de bandas internacionales como Kiss y Guns N' Roses.

En conferencia de prensa, luego de que la empresa encargada Live Talen determinó suspender de manera definitiva el Festival Metalero, al aducir que el gobierno mexiquense les puso varios impedimentos, Vilchis Esquivel salió al paso para revirar cualquier señalamiento de obstrucción.

“Los organizadores pretendieron realizar un evento que formalmente nunca se autorizó y que nunca contó con las condiciones mínimas de protección civil”, afirmó.

Entre las múltiples justificaciones de Protección Civil del Estado para bloquear el Hell and Heaven fueron el hecho de que los organizadores hicieron modificaciones a las condiciones físicas del recinto ferial sin autorización; nunca contaron con el programa específico de protección civil; no había sistema de alertamiento para asistentes, no se exhibieron póliza de seguro por riesgo de vida ni constancia de cumplimiento a norma de señales de aviso, entre otras más.

“Debido a que las condiciones físicas, de protección civil, logística y salubridad del Recinto Ferial de Texcoco no garantizaban la vida, salud e integridad física de los más de 100 mil asistentes estimados para el “Hell and Heaven Metal Fest 2014, ni de la población asentada en las inmediaciones, ni del propio recinto, la Secretaría de Seguridad Ciudadana, determinó no otorgar el dictamen positivo para que se realizara el evento, por el alto riesgo que representaba”, afirmó el funcionario.

Para rematar el fallido Hell and Heaven Metal Fest, Arturo Vilchis recomendó que esta experiencia le sirva a los organizadores para que en un futuro sean responsables y ofrezcan espectáculos de calidad y bien planeados.

El gobierno estatal, mediante un comunicado de prensa, expuso sus razones que, a continuación reproducimos:

 

1.-  El 30 de diciembre de 2013, el Ayuntamiento de Texcoco autorizó a Jorge Luis Cortes Soto, supuesto administrador del Recinto Ferial, la realización del Hell and Heaven Metal Fest 2014, pero no autorizó el uso del espacio, ni otorgó las autorizaciones de Protección Civil, ni de seguridad y salubridad que competen a las autoridades federales y estatales.

 

2.- El Recinto Ferial es propiedad del Gobierno del Estado de México, y desde el año 2012 dejó de ser administrado por el patronato; sin embargo, el gobierno estatal no recibió ninguna solicitud formal por parte de los organizadores ni del patronato para ocupar las instalaciones, por lo que no se autorizó el uso del mismo.

 

3- Hasta el pasado 5 de marzo, habiendo excedido el término de 10 días antes del evento, Carlos Eduardo López Hernández, de la empresa Live Talent, solicitó formalmente por escrito a la Dirección General de Protección Civil el visto bueno en materia de seguridad, más no del uso del inmueble, sin exhibir documentos que avalaran el cumplimiento de las normas, así como documentación que sustentara su personalidad jurídica, ni el acta constitutiva de la empresa y/o empresas que decía representar.

 

4- Los organizadores pretendían realizar cambios, entre ellos, agregar un día más al festival, ocupar, además del recinto, terrenos adyacentes; y de ser un evento musical, se diversificó hasta contener juegos mecánicos, peleas de artes marciales, show de free style de motocicletas, zonas de patinetas, exhibición de motocicletas, tatuajes, para acampar y casa del terror.

 

5- Derivado de lo anterior, el jueves 6 de marzo de 2014, se hizo una inspección  al inmueble, a cargo de Protección Civil, la Coordinación de Regulación Sanitaria y la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, en presencia de dos notarios públicos, así como de representantes de medios de comunicación y de quien se había auto acreditado como representante de los organizadores y de tres personas más, tras de lo cual, al constatarse que se carecían de permisos y no se cumplía la normatividad, se colocaron sellos de suspensión.

 

6- Se entregó al presunto representante de la empresa, una copia del acta de verificación, así como el citatorio para desahogar la garantía de audiencia constitucional, en los términos del Código de Procedimientos Administrativos del Estado de México, que tuvo lugar el lunes 10 de marzo a las 10:00 horas, a la que no acudió ningún representante del grupo organizador, concluyéndose con la cancelación del evento.

 

7. El viernes 7 de marzo, un grupo de organizadores se presentó en la oficina del gobernador Eruviel Ávila Villegas, de donde fueron canalizados con el director General de Protección Civil, quien los esperó durante cinco horas, sin que se presentaran ese día ni los posteriores.

 

8- Los principales requerimientos legales que fueron incumplidos son los siguientes:

a)    Fueron modificadas las condiciones físicas del Recinto Ferial, sin los permisos y dictamen requeridos para garantizar la protección de los asistentes.

b)    No se contaba con el Programa Específico de Protección Civil, lo que redunda en la falta de una Unidad Interna de Protección Civil, capacitada y funcionando, ni su integración, ni con las constancias de contratación de dichos servicios, realizada por medio del Padrón de Consultores o empresas inscritas en el Registro Estatal de Protección Civil, disponible en el portal del gobierno estatal. No se pudo constatar la existencia de un sistema de alertamiento; la forma de identificación ni de intercomunicación de los brigadistas; ni el código de alertamiento para los asistentes.

c) No se exhibió póliza de seguro por riesgo de vida, accidentes personales y daños a terceros, como lo mandata el Reglamento del Libro Sexto del Código Administrativo del Estado de México.

d) No se presentó constancia del cumplimiento a la norma NOM-03-SEGOB-2011, Señales y Avisos para Protección Civil, Colores, Formas y Símbolos a utilizar, tanto de carácter preventivo como prohibitivo, informativo y de obligación.

e) No se exhibió constancia del cumplimiento a la norma NOM-002-STPS-2010, respecto a las Condiciones de Seguridad-Prevención y Protección Contra Incendios en los Centros de Trabajo, que garantiza la existencia de equipos contra incendios, rutas de evacuación y salidas de emergencia, así como la aplicación de retardantes de fuego.

f) No se contó con la constancia del cumplimiento a la norma NOM-001-SEDE-2012, referente a la utilización de las instalaciones eléctricas, ni se dieron a conocer los ajustes de la instalación eléctrica a utilizar.

g) No se exhibió constancia del cumplimiento a la norma NOM-004-SEDG-2004, sobre Instalaciones de aprovechamiento de Gas LP, Diseño y Construcción, respecto a los expendios de venta de alimentos o bebidas.

h) No se presentó constancia del cumplimiento de las disposiciones en materia de salud, medio ambiente, vialidad y pirotecnia, aspectos que requieren usualmente de muchos meses de preparación.

 

9- En conclusión, debido a que las condiciones físicas, de logística, protección civil y salubridad del Recinto Ferial no garantizaban la vida, salud e integridad física de los más de 80 mil asistentes estimados para este evento, ni de la población asentada en las inmediaciones, ni del propio recinto, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), a través de la Dirección General de Protección Civil, determinó no otorgar el dictamen positivo para efectuarlo, por el alto riesgo que representaba.

 

10- Los organizadores pretendieron realizar un evento que formalmente nunca se autorizó y que no contó con las condiciones mínimas de protección civil.

 

11- Ante estos incumplimientos y a la luz de lamentables experiencias antiguas y recientes en este tipo de espectáculos, a nivel nacional e internacional, el gobierno mexiquense reitera su posición en el sentido de que no avala este evento por el riesgo que representa, refrendando que su prioridad es velar por la salvaguarda la vida, la salud y la integridad física de las personas.

El director estatal de Protección Civil lamentó que los organizadores pretendan responsabilizar a terceros por su falta de capacidad de organización, y confió en que esta experiencia les permita ser responsables y ofrecer espectáculos de calidad y bien planeados, para atender al público joven que tiene derecho a ellos.