Skip to content Skip to footer

Piden a Boeing Co. no vender avión a México

Un grupo de ciudadanos lanzaron en la plataforma Avaaz.org una petición dirigida a James McNenney, presidente de Boeing Co., para que detenga la venta del controvertido avión B-787 pactada por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y que se concretará durante la actual gestión del priista Enrique Peña Nieto.

La compra del que será el nuevo avión presidencial fue acordada a mediados de 2012 por un precio 6 mil 308 millones de pesos [aunque en un principio se habló hasta de 10 mil millones] bajo el argumento de que se necesitaba una aeronave de estas características para los viajes internacionales del mandatario.

Será el avión presidencial más caro del mundo.

El precio incluye la adaptación del avión y un complejo sistema de seguridad para garantizar la integridad del Presidente y los demás pasajeros; según la justificación para la compra, elaborada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), este modelo es comparado con un búnker y su adquisición es una “decisión de Estado”.

La petición lanzada en Avaaz.org por el ciudadano “Ernesto A”, de la ciudad de México, argumenta que 80% de los mexicanos viven en la “peor pobreza, sin alimentos en su mesa, muchos de ellos no tienen hogar, la educación es muy mala, hay falta de empleos.

La violencia es un problema creciente que se está saliendo de control, al igual que los casos de violaciones de mujeres”, por tanto, considera que ante este panorama existen otras prioridades en el país, en lugar de comprar un costoso avión para los viajes internacionales del Presidente.

“Bajo estas circunstancias, Enrique Peña Nieto no puede volar en este equipo en este precio exorbitante cuando existe en México tanta miseria”, argumenta el ciudadano que encabeza la recolección de firmas.

La petición hace notar que en México el salario promedio del mexicano es de 1 dólar la hora [13.26 pesos] y se si toma en cuenta que el ingreso promedio de los hogares mexicanos es de 144 mil pesos al año, aproximadamente, lo que se gastará en el avión sería suficiente para mantener un hogar durante 450 mil 571 años.

Los recursos que se gastarán en la compra de la aeronave, superan al gasto anual del al menos 17 congresos estatales y es superior a los presupuestos que recibieron este año las secretarías de Energía [3 mil 253 mdp], de la Función Público [1 mil 478mdp], de Turismo [6 mil 053 mdp] y del Trabajo [4 mil 903 mdp].

El costo del avión representa una cuarta parte de lo que costó la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México. La petición asegura que el directivo de Boeing debe estar enterado de que la compra del avión “no es legal”, porque los recursos provienen de fondos que se deberían haber utilizado para ayudar a las personas afectadas por los desastres climáticos del año pasado, que afectaron a 23 entidades del país.

“Felipe de Jesús Calderón, Gral. Galván [Secretario de La Defensa Nacional con Calderón] y el señor Meade [Secretario de Hacienda con Calderón y de Relaciones Exteriores con Peña] incurren en fraude al haber pactado la compra de un jet liner tan lujoso, que se utilizará para el actual residente de Los Pinos.

Por eso, le pido cancelar la venta del avión porque en este momento, México tiene otras prioridades”, solicitan los firmantes.

La polémica se filtró a los medios de comunicación en julio de 2012: el gobierno de México compraría a la empresa Boeing un avión B-787.

De acuerdo con el proyecto de compra, que se dio a conocer el lunes 23 de julio de 2012, en un primer momento la aeronave sería comprada y utilizada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pero la dependencia aclaró que sería para uso del Presidente de la República.

La justificación fue que ya habían fallecido en accidentes aéreos dos secretarios de Gobernación: Juan Camilo Mouriño [en 2008] y Francisco Blake Mora [2011], por tanto el tener una aeronave segura para el Presidente era un asunto de “seguridad nacional”.

El proyecto para la adquisición que fue presentado por Sedena a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y señala que el arrendamiento financiero para realizar la compra incluye pagos anuales durante 25 años.

La inversión incluye modificaciones al avión y la instalación de un sistema de seguridad. La aeronave será entregada en 2015 por lo que será el actual Presidente, Enrique Peña Nieto quien estrene el nuevo jet.

Además del costo del avión, se prevé un gasto de mil 170 millones 378 mil pesos por concepto de mantenimiento.

La adquisición será a través del modelo de arrendamiento financiero, el cual será cubierto por el Banco Nacional de Obras (Banobras).

De acuerdo con la explicación que se incluyó en el proyecto, la nave tiene capacidad de 250 a 290 pasajeros, aire más limpio, con mayor humedad, ventanas más grandes, persianas electrocromáticas y puede recorrer 15 mil 750 kilómetros sin hacer escalas.

Desde 2011, la Sedena ya había solicitado recursos para la compra, pero le fueron negados por la misma SHCP.

Actualmente la Presidencia de México tiene entre sus activos dos aviones, el TP 01 y TP02, el primero construido en 1987 y el segundo en 1989, ambos tiene más de 20 años de antigüedad, razón por la que el gobierno federal encontró la necesidad de hacer la compra.

Según la empresa Boeing Commercial Airplain, el gobierno de México será el primero de los clientes no comerciales de esta aeronave, misma que pudo obtener a un precio y condiciones preferenciales gracias a que su adquisición se realizó en paquete junto con la compra de nueve naves similares que realizara Aeroméxico.

(Con información de Siembargo.mx)