Skip to content Skip to footer

¿Quién pagará los nuevos impuestos previstos para 2022 en Edomex?

Con los nuevos impuestos que podrían aprobarse para el próximo año, se pretende recaudar en la entidad 260 millones de pesos

La propuesta de paquete fiscal del Estado de México, es decir, de las nuevas reglas financieras y económicas para el siguiente año, prevé la creación de cuatro nuevos impuestos estatales que afectarían a personas físicas y colectivas. Esas cargas serían: una ecológica por la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, otra a las casas de empeño y dos más a los ingresos de personas físicas.

Te recomendamos: Busca gobierno del Edomex crear nuevos impuestos para obtener 260 mdp

¿Por qué se proponen?

El objetivo principal de esos gravámenes es captar más recursos para la hacienda pública estatal e inhibir la contaminación. La meta sería recaudar 260 millones de pesos durante todo el 2022 por las cuatro cargas impositivas.

¿Quiénes pagarían?

Impuesto ecológico

La iniciativa prevé la creación del Impuesto a la Emisión de Gases Contaminantes a la atmósfera que incluiría a quienes emitan: dióxido de carbono, metano y óxido nitroso para recaudar 80 millones de pesos anualmente.

Aplicaría a personas físicas y jurídicas colectivas que cuenten con fuentes fijas, dentro de la entidad, que no sean de jurisdicción federal.

Las fuentes fijas, de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación, son toda instalación establecida en un solo lugar, que tenga como finalidad desarrollar operaciones o procesos industriales, comerciales, de servicios o actividades que generen o puedan generar emisiones contaminantes a la atmósfera.

El pago se determinaría considerando la cuantía de la emisión contaminante de alguno de esos gases, unitaria o combinada de ellos, expresada en las toneladas descargadas. La cuota sería de 43 pesos por tonelada de dióxido de carbono y se cubriría anualmente.

Adicionalmente, los contribuyentes obligados a pagar el impuesto tendrían que inscribirse ante la Secretaría del Medio Ambiente, presentar anualmente la cédula de operación integral, o de operación anual entregada a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y llevar un registro de emisiones contaminantes, a disposición de la dependencia estatal.

Los recursos recaudados, derivados del impuesto, se destinarían a acciones para garantizar el derecho de las personas a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

Casas de Empeño

El segundo impuesto que se pretende crear es para personas físicas y jurídicas colectivas que en la entidad mexiquense, en forma habitual o profesional, realicen u oferten al público contrataciones u operaciones con interés y garantía prendaria no reguladas por leyes y autoridades financieras, e impactaría a los bienes en prenda no recuperados y posteriormente enajenados.

El gravamen busca obtener 5 millones de pesos al año y se determinaría aplicando la tasa del 5% a la diferencia entre el monto del avalúo, que sirvió de base para otorgar un crédito prendario, y el monto de la enajenación del bien otorgado en garantía prendaria.

Se pagarían a través de una declaración y las casas de empeño también tendrían la obligación de llevar y conservar registros contables y administrativos y mantener en los establecimientos o sucursales boletas, billetes de empeño, contratos o cualquier otro documento que sustente las operaciones o contrataciones.

Esa documentación también permitiría la plena identificación del deudor prendario, incluyendo domicilio, número telefónico y esos negocios tendrían que exhibirlos cuando las autoridades competentes se los requirieran.

Quizá te interese: Millonarios deben (¿y quieren?) pagar más impuestos

Ingresos de personas físicas

La tercera y cuarta carga impositiva son impuestos cedulares, es decir, a los ingresos de las personas físicas y estarían obligados a pagarlos quienes obtuvieron ingresos en efectivo en bienes, en crédito, en servicios, o de cualquier otro tipo por la prestación de servicios profesionales y por realizar actividades empresariales.

Servicios Profesionales

Estarían obligadas a pagar el Impuesto por la Prestación de Servicios Profesionales las personas físicas que en el Estado de México obtengan ingresos derivados de la prestación de servicios profesionales, es decir, de las remuneraciones de servicios personales independientes, que no estén asimiladas a ingresos por la prestación de servicios personales subordinados. La meta es obtener 120 millones de pesos.

En caso de que los sujetos obligados, además del impuesto causado en la entidad, prestaran servicios profesionales en otros estados, para determinar el impuesto que a cada entidad corresponde considerarían los ingresos obtenidos en cada una, y el resultado se dividiría entre estas, en la proporción que representen los ingresos obtenidos.

Las personas realizarían pagos provisionales mensuales, a cuenta de ese impuesto, y se determinarían restando de la totalidad de los ingresos obtenidos en el mes en que se declara, las deducciones correspondientes al mismo periodo. Al resultado que se obtuviera se le aplicaría la tasa del 5%.

Además, se plantea que las personas jurídicas colectivas que reciban la prestación de un servicio profesional en territorio mexiquense deberían retener por concepto de impuesto el total del monto que resulte de aplicar a sus pagos la tasa establecida sin deducción alguna y entregar al prestador del servicio profesional la constancia de retención correspondiente.

Actividades Empresariales

El segundo impuesto cedular lo pagarían personas físicas que obtengan ingresos derivados de actividades empresariales desarrolladas en la entidad mexiquense, aun cuando la persona física tenga su domicilio fiscal fuera del Estado de México. Las autoridades prevén recaudar 55 millones de pesos.

Cuando los sujetos obligados tengan establecimientos, sucursales o agencias en dos o más entidades para determinar el impuesto que a cada una corresponda se debería considerar la suma de la utilidad gravable obtenida por todos los establecimientos y el resultado se dividiría entre estos en la proporción que representen los ingresos obtenidos.

Se efectuarían pagos provisionales mensuales que se determinarían restando de la totalidad de ingresos obtenidos en el mes las deducciones del mismo periodo y el resultado de aplicar la tasa del 5%.