Skip to content Skip to footer

¿Buscas turismo sustentable? Visita Rancho El Amate, en Ocuilan

Desde 1989, este espacio ofrece hospedaje, recorridos, alimentos orgánicos y cursos

Debido a sus altos costos, los productos orgánicos dejaron de ser una alternativa saludable y se convirtieron en mercancías de élite a la que la mayoría de las personas no puede acceder; pero iniciativas como la del Rancho Ecológico el Amate en Ocuilan ofrecen soluciones a este problema.

Lee Revista Escaparate!, edición diciembre

Rancho El Amate, una iniciativa que fomenta una vida sustentable

Los productos orgánicos se han convertido en un producto de elite, como si esto quisiera decir que la gente que tiene dinero es la única que tiene derecho a una alimentación saludable. Todos podemos hacerlo, de hecho sembrar tu comida es un acto de protesta activa que te garantiza tener alimentos de buena calidad”, explica la ingeniera Fabiola González.

En 1989, ella y su esposo fundaron este rancho, proyecto que en la actualidad fomenta la producción, la educación y el turismo sustentable.

Rancho El Amate fomenta la producción, la educación y el turismo sustentable / FOTO: Victor Castillo

Y es que a pesar de que México figura como un importante productor de alimentos orgánicos, solo se consume el 15 por ciento de lo que se produce, solo el 5 por ciento se comercializa como Producto Orgánico (PO) y el 10 por ciento se comercializa como producto convencional, de acuerdo con un estudio publicado en 2015 por la Sociedad Mexicana de Administración Agropecuaria A.C.

Debido a diversas certificaciones y políticas de grandes empresas y gobiernos, producir orgánico se ha vuelto incosteable porque para poder venderse como orgánico hay que pagar certificaciones, hacer estudios que para un productor tan pequeño resulta ser incosteable, es por eso que los productos orgánicos son inaccesibles para el ciudadano mexicano promedio”, explica la licenciada en Turismo Amanda Geradon, quien también forma parte del proyecto ecológico del Amate.

Esa situación los llevó a plantear y construir nuevas iniciativas dirigidas a la población: “nosotros estamos formando parte de una iniciativa social llamada agricultura del bien común, formada con productores de otras partes del país que producen productos sanos, solidarios, sustentables y accesibles”. 

¿Qué hacer en Rancho El Amate?

Este proyecto —que ha logrado consolidarse a lo largo de más de 30 años— hoy oferta hospedaje, recorridos, alimentos y cursos.

Rancho El Amate ofrece recorridos que pasan por el río Tlacipehualco y
hospedaje en cabañas o al aire libre / FOTO: Victor Castillo

Además, la familia Geradon transitó por los últimos avances agrícolas, que surgieron en oposición a la agroindustria. Esa práctica fomentó el uso de pesticidas, agroquímicos y maquinaria, que han deteriorado gravemente el territorio.

Te interesa: Así preservan al lobo mexicano en el santuario de Coatepec Harinas

Hemos recibido diferentes grupos de estudiantes y productores, interesados en el camino que emprendimos antes de que surgiera el movimiento orgánico en México — al que acompañamos en su desarrollo hasta lo que ahora es la agricultura regenerativa de la que formamos parte—. Vimos surgir la ciencia agroecológica como el compendio de todas estas búsquedas para una agricultura sostenible”, explica Fabiola González. 

Ubicado en el callejón del Amate de la comunidad de Chalmita, en Ocuilan, el rancho busca capturar el carbono de la materia orgánica en el suelo y reducir las emisiones de gases de efecto invernader. Además, pretende disminuir el desempleo a través de la generación de fuentes de trabajo sanas donde no se corren riesgos. 

Estamos con unos grados de depredación y de daño ambiental tremendo, en todos los ámbitos como el forestal y agrícola. Produciendo nuestros alimentos podemos ayudar a revertir este problema. El impacto de los pesticidas y las agriculturas industriales devastan la calidad del suelo y en un suelo muerto no crece nada; el movimiento de la agricultura regenerativa busca regenerar la calidad y fertilidad de los suelos, mantenerla e enriquecerla”.

Para la ingeniera, el proyecto que desarrollan forma parte de los movimientos sociales que han traído los cambios en el etiquetado de productos y las regulaciones en los productos ultraprocesados. En Rancho El Amate también buscan cumplir todos los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

¡Visítalo!

El Rancho Ecológico El Amate abarca aproximadamente 3 hectáreas. Está abierto al público todos los días y en él puedes adquirir productos  frutales, hortalizas y conservas artesanales. 

De acuerdo con la fundadora del proyecto, el aspecto educativo también es fundamental. Aquí se realizan cursos y talleres que van desde la producción agroecológica hasta la transformación y comercialización de productos sustentables. 

El área también cuenta con cabañas sustentables en las que se combinan diferentes ecotecnias; una cafetería donde se sirven platillos hechos con productos locales y un área de camping.

Rancho El Amate ofrece a los visitantes distintas experiencias naturales de caminatas donde es posible conocer el río Tlacipehualco, la cascada del salto y el mirador panorámico que permite apreciar el Valle de San Ambrosio Chalmita, una zona privilegiada por el clima y la disponibilidad de agua, rodeada por centros arqueológicos. 

Talleres, conservas, caminatas, camping son
algunas de las actividades a realizar en El Amate / FOTO: Victor Castillo