Regala gobierno federal terrenos a Antorcha Campesina

El Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales otorgó en septiembre de 2016 una extensión de tierra cercana a los terrenos donde se realiza la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México a la organización priista Antorcha Campesina, con el objetivo de crear una universidad, un centro deportivo y un centro ecológico […]

El Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales otorgó en septiembre de 2016 una extensión de tierra cercana a los terrenos donde se realiza la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México a la organización priista Antorcha Campesina, con el objetivo de crear una universidad, un centro deportivo y un centro ecológico en esa zona.

De acuerdo con información del portal SinEmbargo, después de año y medio en el lugar aún no se concluyen los trabajos de construcción, a pesar de que la presidenta municipal de Chimalhuacán, Rosalba Pineda Ramírez, priista y parte de la organización Antorcha Campesina, difundió a través de espectaculares la inauguración del centro deportivo y académico para este 4 de diciembre.

La cesión de estos terrenos, auspiciada por el gobierno federal y la Comisión Nacional del Agua, de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación, otorga la facultad a la compañía Desarrollos de Infraestructura Sustentable Nuevo Chimalhuacán S.A. de C.V., empresa paramunicipal creada en abril del 2016 y quien gestionó la cesión del terreno, de poder venderlos a particulares.

“…lo que, sin dudad, es un negocio redondo y así se explica la celeridad en el trámite de desincorporación, ya que esto parece ser un trato, disfrazado de rescate ambiental y desarrollo social que dejará ganancias millonarias, debido a la cercanía al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, indicó la publicación.

La medida ha sido entendida por especialistas como una estrategia política para captar los votos de una organización base del PRI, en uno de los municipios controlados por esta organización. El espacio, localizado en la zona más baja de la cuenca del ex lago de Texcoco, implica un peligro inminente de inundaciones en época de lluvias. La venta de los terrenos supondría un negocio redondo para Antorcha Campesina.