Responsabilizan a policías de Xonacatlán de la ola de violaciones

Los policías municipales del ayuntamiento de Xonacatlán son los responsables de las más de 40 violaciones sexuales ocurridas en la demarcación durante los últimos 8 meses, de acuerdo con información proporcionada desde el interior de la corporación al Diario 3PM y quienes por temor a represalias solicitaron el anonimato. Conforme a los datos proporcionados, el […]

Los policías municipales del ayuntamiento de Xonacatlán son los responsables de las más de 40 violaciones sexuales ocurridas en la demarcación durante los últimos 8 meses, de acuerdo con información proporcionada desde el interior de la corporación al Diario 3PM y quienes por temor a represalias solicitaron el anonimato.

Conforme a los datos proporcionados, el presidente municipal de Xonacatlán, Joaquín Ruiz Gutiérrez, tiene conocimiento de los hechos, pero con el objetivo de evadir un escándalo ha optado por callarlo y convertirse en cómplice, al asumir incluso la defensa de sus elementos.

Las fuentes anónimas aseguraron al diario 3PM que la detención, hace alrededor de 8 meses, de Daniel Rubio, uno de los elementos que ya se encuentra en el penal de Lerma, acusado de 7 de las violaciones, no fue gratuita.

Gracias a los gritos de auxilio de la víctima, hace aproximadamente dos meses, dos elementos más identificados como Pineda Rito Orlando y Pliego Vidaurri Luis Fernando, fueron encontrados por los pobladores in fragantti cuando pretendían abusar de una joven en el interior de una de las patrullas municipales.

Enojados, los vecinos intentaron linchar a los elementos, pero fueron rescatados por sus compañeros; no obstante, en su traslado al Ministerio Público, el alcalde intercedió para que fueran liberados, con el argumento de evitar la generación de desconfianza entre la población.

Los informantes aseguraron que al interior de la corporación los elementos hacen apuestas y gana quien suma más mujeres.

No por nada, expusieron, los habitantes refieren que los violadores visten con el uniforme de la policía y, en algunas ocasiones, salen en busca de sus víctimas en bicicleta.

Además, todas las violaciones han ocurrido al interior de la Unidad Deportiva, mientras las víctimas son sustraídas en las inmediaciones, por lo que los elementos se niegan a resguardar la zona o hacen como que la resguardan.

Desde el punto de vista de nuestra fuente, convendría que autoridades externas y la Procuraduría mexiquense asumieran las tareas de vigilancia en el lugar e investigaran tanto a la Policía Municipal como al alcalde para deslindar responsabilidades, que se haga justicia y se frene la ola de violaciones.

(3PM)