Skip to content Skip to footer

Retrocede Edoméx en transparencia en gastos de publicidad

El Estado de México es una de las entidades del país que no proporcionan información sobre los gastos en publicidad del gobierno.

De acuerdo con el tercer Índice de Acceso al Gasto en Publicidad Oficial en las entidades federativas que realizan Artículo 19 y Fundar, Centro de Análisis e Investigación, la entidad mexiquense era de las pocas que transparentaban dichos gastos, pero actualmente ha evitado los informes.

El reporte retomado por el portal de noticias Simembargo.mx, detalla que en 2012, 26 entidades federativas ejercieron 5,377 millones de pesos en publicidad oficial y no se conoce el destino del 53% de este gasto; que la opacidad en la repartición de la publicidad debilita el pluralismo informativo y favorece la sospecha de favoritismo político.

De acuerdo con la información encontrada por ambas organizaciones, en general, las entidades federativas han mejorado las condiciones de acceso a la información a lo largo de las tres ediciones del índice. Y de hecho, catorce estados aumentaron su puntuación entre 2011 y 2013; destacan los estados de Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca y San Luis Potosí, que pasaron de cero estrellas en 2011 a tres y cuatro en 2013.

Pero en el mismo periodo, solo tres entidades retrocedieron: el Estado de México, Colima y Michoacán.

Artículo 19 y Fundar lanzaron una “preocupación particular” por la opacidad en Coahuila, Guerrero, Puebla y Tamaulipas; entidades que durante las tres ediciones de este ejercicio han obtenido 0 estrellas. ¿Qué significa sacar 0 (cero) estrellas? Que los gobiernos estatales no dan acceso al presupuesto aprobado y ejercido para publicidad; que no detallan cuántos montos destinaron a cada tipo de medios; que no dan nombres de quiénes se beneficiaron con el gasto y tampoco montos del destino de cada concepto o campaña.

Ambas organizaciones hablan de una “lentitud” de los gobiernos estatales hacia un cambio. Quince estados no modificaron sus resultados entre 2011 y 2013.

El estudio concluye que a tres años de la elaboración del Índice se advierte “que si bien existe una evolución favorable en cuanto al nivel de la información obtenida a través de las solicitudes de información, aun, la publicidad oficial es un nicho de opacidad importante.

“El estudio nos muestra un despilfarro indiscriminado de recursos que se ejercen sin control y que año con año se incrementa sin justificación alguna. El crecimiento acelerado de los montos asignados a este rubro permite afirmar que la relación financiera entre los medios de comunicación y los gobiernos locales sugiere una inmediata regulación. Los funcionarios públicos deben dejar de utilizar la publicidad oficial como un instrumento para la propaganda y deben rendir cuentas sobre el uso que le dan a estos recursos públicos. Aún falta un largo camino por recorrer”, agrega el estudio.

También advierte que las lagunas legales continúan permitiendo que todos los niveles de gobierno influencien en la línea editorial de los medios a través de la asignación de publicidad oficial. Las audiencias por tanto están sujetas a la información que el gobierno autoriza se publique.