Skip to content Skip to footer

Roberto Márquez, dos años siendo perseguido político del alcalde de Almoloya de Juárez

Habitante de San Miguel Almoloyán, ha tenido que pisar la carcel dos meses y hoy vuelve a ser perseguido por delitos prefabricados

La segunda audiencia intermedia para recabar pruebas por el delito de irrupción de eventos públicos contra Roberto Márquez, acusado por el presidente municipal de Almoloya de Juárez Luis Maya Doro se llevó a cabo este viernes, luego de que acudiera a una manifestación en el año 2019 para exigir al alcalde que respetara las elecciones de delegados por usos y costumbres en la comunidad de San Miguel Almoloyan.

En la audiencia estuvo ausente el alcalde y las 7 personas más que demandan a “Don Tito” (como amigos y familiares le conocen de cariño); por ello se pospuso la sesión para el próximo 8 de abril en donde se determinará el curso legal de la denuncia.

“Estaban citados a hacer el señalamiento directo hacía mí, que yo llegué e interrumpí el evento porque tiré balazos al aire. […] pero como nadie se presentó para hacer el señalamiento, la juez dijo que se posponía la fecha para el 8 de abril”, explica Roberto en entrevista.

Roberto Márquez Álvarez fue preso político durante dos meses en el año 2019, ya que fue acusado de tentativa de homicidio contra Luis Maya Doro, presidente municipal de Almoloya de Juárez. Actualmente, tiene una segunda demanda por parte del municipio por irrupción de evento público.

Lo anterior ocurrió luego de que se manifestará en contra del presidente municipal de Almoloya de Juárez por imponer a los delegados en la comunidad mazahua, San Miguel Almoloyan, lugar de residencia de Roberto Márquez.

En el año 2019 ganó Luis Maya Doro la presidencia municipal de Almoloya de Juárez con el partido de Morena. Por ello, designó a delegados auxiliares para que formaran parte de su gabinete; sin embargo, la comunidad organizada de San Miguel Almoloyan se opuso, dado que al ser una localidad mazahua las elecciones de los delegados se realizaban por usos y costumbres.

Ante la imposición de los delegados auxiliares, la comunidad interpuso una queja para que se respetara la elección realizada por la comunidad; no obstante, nunca tuvieron respuesta por parte de Luis Maya Doro, explica Roberto Márquez.

“Intentamos varios vecinos sacar audiencia, que nos diera una audiencia en su oficina, pero nunca nos recibió, eso fue en marzo. El día 29 de abril vino aquí a la comunidad supuestamente porque tenía un evento”, precisa.

El 29 de abril el DIF realizó la entrega de un reconocimiento a una alumna mazahua en la escuela de la comunidad. Al lugar llegó el presidente municipal, Luis Maya Doro, a repartir juguetes, situación que aprovecharon los ciudadanos para manifestarse y exigirle que fueran escuchados.

“Había un reconocimiento de una niña mazahua, no era evento de él era evento del DIF. Ahí lo abordamos varios vecinos, porque no era solo yo, éramos varios, pero se molestó y nos trató muy mal, con groserías. Ante la negativa lo dejamos salir de la escuela, pero después resulta que nos demandó a nueve personas por tentativa de homicidio” explica.

Don Tito añade que Luis Maya Doro junto con 7 personas más levantaron una denuncia porque los manifestantes dispararon contra ellos; sin embargo, nunca hubo pruebas para comprobar dichas acusaciones. Además, Roberto argumenta que el día de los acontecimientos la camioneta en la que viajaba el presidente municipal lo atropelló, ocasionándole una fractura en la cadera”.

“Estuve preso durante 2 meses 8 días, pero nunca me comprobó la tentativa de homicidio. Solo declaró mentiras, pero a mí si me agredieron, me atropelló la camioneta cuando iba saliendo, me pegó en la cadera y me fracturó.”

Después de que Roberto fue liberado porque no había pruebas para culparlo por tentativa de homicidio, su caso fue reclasificado como irrupción de un evento público que tenía el presidente municipal. Sin embargo, Roberto argumenta que el evento que supuestamente fue irrumpido por los vecinos no era de Luis Maya Doro sino del DIF.

Familiares, vecinos, amigos y representantes de organizaciones acompañaron este viernes a Roberto Márquez a los juzgados para exigir que se solucione lo más pronto posible su situación legal, ya que es una injusticia, razón por la que tiene el respaldo de toda su comunidad.

Esta situación le ha dejado estragos económicos que se han profundizado con la llegada de la pandemia por Covid-19 y además de teme por su integridad física.