Skip to content Skip to footer

Se dice que…

Se dice que…

El “Informe de Pobreza y Evaluación 2018 Estado de México” de CONEVAL, es demoledor: “De 2008 al 2016, la pobreza en Estado de México aumentó 4.3 puntos porcentuales, al pasar de 43.6% a 47.9%. Esto se traduce en cerca de 1,652,000 personas más en esta situación en un plazo de ocho años. En contraste, la pobreza a nivel nacional se redujo 0.8 puntos porcentuales en este periodo, al pasar de 44.4% a 43.6%”. El periodo de 2008 a 2011 corresponde a la segunda mitad del gobierno de Enrique Peña; de 2011 a 2016 a la administración de Eruviel Ávila. Esta es la comprobación de que tanto daño hicieron ambos al Estado de México… lo sumieron en la pobreza a pesar de cada uno de esos años malditos gastaron en promedio más de 220 mil millones de pesos anuales, casi dos billones (millones de millones) de pesos.

*

De 2008 a 2016, la pobreza extrema en el estado apenas se redujo en 0.8 puntos Porcentuales, al bajar de 6.9% a 6.1%. Sin embargo, en términos absolutos, hubo alrededor de 10,500 personas más en pobreza extrema. La evolución de la pobreza en la entidad (pobreza moderada y pobreza extrema) registró una tendencia creciente en el periodo de análisis, al pasar de 43.6% a 47.9%, documenta CONEVAL en su evaluación de la que Peña –en fuga- y Eruviel –agazapado en el senado- no tienen un solo argumento para defenderse.

*

“La población vulnerable por ingresos (personas que no tienen ninguna carencia, pero cuyo ingreso es igual o inferior a la línea de pobreza por ingresos) ha crecido 5.2 puntos porcentuales, al situarse en 9.6% en 2016, después de que en 2008 el porcentaje era de 4.3%. Desde 2008 hasta 2016, cerca de 988,000 personas más se encontraron en esta situación”, sintetiza el “Informe de Pobreza y Evaluación 2018 Estado de México”, que tal vez el secretario de Desarrollo Social del gobierno actual, Erick Sevilla, no ha ni leído.

*

Las probabilidades de que Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas gane con cierta facilidad este fin de semana en el Estado de México la elección interna para la presidencia nacional del PRI, el movimiento encubierto para ayudar a Ivonne Ortega, ha crecido como nadie imaginaba. Se espera que salgan a votar unos 600 mil priístas, expectativa muy alta para un partido tan desmoralizado después haber sufrido la peor derrota electoral en su historia. La nomenklatura mexiquense sabe cómo hacerlo, a pesar de todo, mantiene los conocimientos para echar a andar la maquinaria… aunque esté desvielada.

*

Así, como para tapar bocas, Carlos Iriarte, se dejó ver en la reciente reunión pública de “Alito” en Toluca. Muchas fotos, abrazos y saludos. No, no se va a Morena, ese es un chisme que parte del simplismo y la maledicencia. El mismo así lo dice y no hay por qué no creerle.