Skip to content Skip to footer

Si eres hombre, también hazte una mastografía para prevenir cáncer de mama

Por cada 100 mujeres con cáncer de mama, un varón es diagnosticado.

El cáncer de mama no es una enfermedad exclusiva de las mujeres, los hombres también cuentan con tejido glandular mamario residual y pueden padecer esta enfermedad, así lo detalló la directora de la Clínica de Mama Coacalco del IMSS, en el Estado de México Oriente, doctora Mónica Adriana González Estrada.

La doctora aseguró que “el cuerpo de los hombres utiliza muy poco las hormonas que estimulan las mamas, por lo que su tejido permanece sin desarrollo; sin embargo, los hombres pueden presentar crecimiento del tejido glandular mamario.

Lee: Estilo de vida saludable incide en la prevención del cáncer de mama: UAEMex

Afirmó que menos del 1% de todos los cánceres de mama se producen en hombres, existiendo también una serie de factores que aumentan el riesgo, como provenir de familias con múltiples pacientes con cáncer de mama o aquellos con síndrome de Klinefelter, quienes poseen niveles bajos de andrógenos (hormonas masculinas) y niveles altos de estrógenos (hormonas femeninas).

La especialista hizo un llamado a los hombres a estar atentos a cambios en sus mamas, como bultos, dolor en el pezón, pezón invertido o umbilicado, secreciones a través del pezón (transparentes o con sangre), úlceras en el pezón y la areola (el pequeño anillo de color alrededor del centro del pezón) o ganglios linfáticos dilatados debajo del brazo.

Explicó que cualquier indicio anormal en las glándulas mamarias detectado oportunamente debe ser atendido por su médico y el tratamiento, de ser necesario, es exactamente el mismo que se aplica en la mujer.

Te recomendamos: Uaemita publica investigación sobre mujeres sobrevivientes al cáncer de mama en Scientific Reports

Por último, añadió que el desarrollo del cáncer de mama se asocia también a factores de riesgo relacionados con estilos de vida poco saludables, por lo cual una forma de prevenirlo es practicando actividad física regular, dieta baja en azúcares, grasas y evitar productos industrializados, así como eliminar el consumo de alcohol y tabaco.