Skip to content Skip to footer

Temía Steenkamp de Pistorius

Semanas antes de morir tiroteada por su novio, la modelo Reeva Steenkamp envió a Oscar Pistorius varios mensajes en los que recriminaba al atleta olímpico y paralímpico sudafricano su comportamiento celoso e irascible.

En algunos, la joven aseguraba tener "miedo". Así lo ha revelado este lunes François Moller, perito de la policía sudafricana especializado en teléfonos móviles que ha declarado en el juicio que se sigue contra el velocista en el Tribunal Superior de Pretoria.

El experto ha leído parte de los SMS intercambiados por la pareja en una nueva sesión del proceso que empezó el 3 de marzo y que se extenderá hasta el 6 de abril, según ha anunciado también el tribunal.

Sentado en el banquillo de los acusados y tomando notas constantemente, Pistorius ha vuelto a llorar en algunos momentos de la declaración del perito.

Humillación en público "Algunas veces tengo miedo de ti, de cómo me humillas y de cómo actuarás hacia mí", escribió Steenkamp en enero del año pasado, poco antes del crimen, que se produjo en la madrugada del 14 de febrero del 2013 en la casa que el deportista tiene en Pretoria.

Otros mensajes atribuyen a los celos la actitud del corredor. Así, la modelo le recriminó haber tenido que abandonar a toda prisa una fiesta a la que fue con él después de que la acusara de flirtear con otro hombre.

En algunos de los SMS, Pistorius, de 27 años, se disculpó por su comportamiento ante su novia, declarándose "infeliz y triste".

La joven, que en el momento de su muerte tenía 29 años, se quejó también de que su pareja se jactase constantemente de las chicas con las que había salido y que, sin embargo, se enfadase si ella mencionaba a los novios que había tenido.

El atleta, que en Londres 2012 se convirtió en el primer deportista con las dos piernas amputadas en competir en unos Juegos Olímpicos, puede ser condenado a cadena perpetua si es declarado culpable de asesinato premeditado.

Él asegura que disparó a su novia a través de la puerta del baño porque creía que era un intruso.

(Con información de El Periódiko)