Skip to content Skip to footer

Toluca–Zitácuaro, la mortal carretera para automovilistas y peatones

El pasado 9 de abril un choque entre un vehículo Volkswagen Gol y un Jetta dejó como saldo una persona sin vida y otra más lesionada

En un tramo de la carretera Toluca – Zitácuaro hay una veintena de cruces en memoria de las personas que han muerto a consecuencia de accidentes viales. El pasado fin de semana otras dos víctimas mortales se sumaron a la larga lista sin que ninguna autoridad intervenga.

Te recomendamos: Toluca, cuarto lugar nacional en muertes por accidentes viales

El 9 de abril un choque entre un vehículo Volkswagen Gol y un Jetta dejó como saldo una persona sin vida y otra más lesionada. Además, durante la madrugada de este lunes una mujer perdió la vida, luego de que una camioneta marca Ford impactara su Nissan Tsuru.

Vecinos de la colonia Tres Barrancas, en Almoloya de Juárez –una de las zonas más peligrosas– aseguran que automovilistas no respetan los límites de velocidad ni las señalizaciones: “se confían en la bajada”, señaló uno de los vecinos.

Infraestructura deficiente en la carretera Toluca – Zitácuaro

Basta una rápida inspección en la zona para corroborar esto: vehículos rebasando en lugares prohibidos, exceso de velocidad o simple imprudencia se suman a la mala calidad del camino y la falta de reductores de velocidad.

“Al ser diseñada como carretera, los autos pequeños pueden alcanzar velocidades de riesgo; además, se construyó antes de la urbanización. Ahora que varias comunidades han crecido debería pacificarse, atendiendo la seguridad de los peatones”, explicó el arquitecto y activista Dante Álvarez.

Las lluvias registradas en días recientes pueden complicar aún más la situación, ya que “con las primeras lluvias aflojan aceite, lo que las hace más resbalosas las pistas”.

Agregó que se requiere una política pública para regular las licencias de manejo y el transporte público irregular. “De ese lado no hay transporte público ‘normado’. Hay muchos taxis colectivos irregulares. Según el INEGI, las combis del Valle de México chocan más que los autobuses, por ser vehículos más maniobrables y rápidos”.

Son decenas los automovilistas que han perdido la vida en esta autopista, pero también son decenas los peatones y ciclistas. Ellos son los más vulnerables ante la deficiente infraestructura y los excesos de velocidad de los automovilistas.

De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 6 personas perdieron la vida por accidentes viales durante los primeros 2 meses del 2022. En todo el Estado de México fueron 253.