Skip to content Skip to footer

El Diablo y sus abogados

 

* Eruviel dice que no, falta lo que diga EPN

 

1.- La ruta que llevó a Eruviel Ávila a ganarle la candidatura del PRI al gobierno estatal al propio Enrique Peña Nieto, pues nunca fue su opción sino hasta que la coyuntura lo decidió, fue la obstinación, fundamentalmente.

Si alguien sabe qué tanto influyó en la decisión el amago de alianza PAN-PRD-Eruviel, es el hoy Presidente.

Esa historia nadie se la puede contar a él.

La conquista de Los Pinos, tema esencial en los tiempos en que la candidatura Edoméx fue entregada, concede todas las ventajas y el poder, casi absoluto, de decisión a Peña Nieto.

 

2.- Fue importante y valiosa la opinión del propio Eruviel, sobre SU intención de dejar la gubernatura.

Eligió un set cómodo para responder a las versiones sobre el tema, el mismo que hace un año usó para hablar de lo mismo y decir lo mismo: que no se va.

Pero el punto no es lo que él decida o quiera.

La determinación no le correspondería en todo caso.

Es muy clara la lógica: esto es un tema donde la voluntad presidencial, define.

Y EPN no ha dicho nada, aún.

Por lo demás, esto no detendrá los rumores, que se supone es lo que busca Eruviel.

 

3.- Ahora bien la sintomatología indica que no sólo es discursiva la respuesta del mandatario estatal.

Incrementó su gasto en publicidad y acudió a la Iglesia en busca de respaldo.

Operando con bajo perfil tiene a su Diablo particular y éste, a sus abogados.

Isidro Pastor no aparece, pero está.

Aarón Urbina, el primitivo alumno de Pastor, sigue las instrucciones.

Del otro abogado hablamos luego o una grúa se lleva mi auto al corralón.