10 comunidades de San Francisco Tlalcilalcalpan impulsan lucha para ser reconocidos como municipio

10 comunidades de San Francisco Tlalcilalcalpan impulsan lucha para ser reconocidos como municipio
También la asamblea de San Francisco Tlalcilalcalpan se organiza para exigir el acceso a la energía eléctrica y el acceso al agua

En los últimos cuatro meses el Consejo Mayor de Gobierno Popular de San Francisco Tlalcilalcalpan ha realizado 10 asambleas comunitarias de consulta en distintas comunidades; donde se ha votado a favor de convertirse en municipio indígena.

Lee: Inicia San Francisco Tlalcilalcalpan nueva ruta para ser reconocido como municipio del Edomex

El recorrido comenzó el pasado 29 de mayo en la comunidad de Santa Cruz de los Patos y este domingo continuó con la décima comunidad del ejido de San Francisco Tlalcilalcalpan, «San Isidro el Reservado». Ahí cerca de 200 asistentes acudieron para escuchar los detalles del proyecto comunitario de consulta.

«Todos saben que nos dividieron el territorio. La gente abusiva de Almoloya de Juárez nos lo quitó También nos quisieron quitar el agua potable los de Zinacantepec y dijimos nosotros: ¡ya basta! ¿Qué tenemos que hacer? Recuperar la condición de municipio indígena otomí y recuperar las 5 mil hectáreas de bosque del ejido», expresó en la introducción Carlos Hernández Membrino, representante del Consejo.

Además, hizo un recuento del movimiento en los últimos años. A través de manifestaciones y organización llegaron a ser reconocidos como comunidad indígena. También, establecieron una ruta con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas que consiste en realizar asambleas comunitarias en las delegaciones, subdelegaciones y barrios que integran el ejido.

«Hace dos años el Gobierno del Estado de México se levantó de la mesa cuando teníamos todos los requisitos para ser municipio. No nos dimos por vencidos, acudimos al gobierno federal para plantear una nueva ruta. Queremos informarles que el gobierno federal a través de movilizaciones se han comprometido a acompañar el movimiento para que seamos municipio», señaló Hernández Membrino.

Las comunidades consultadas

Hacienda de abajo, Rancho Viejo, La Garita, La Palma, Los Corrales, Cañada Grande, La Virgen y Loma de San Francisco, han sido las comunidades que hasta el momento han pasado por el proceso de consulta, en donde la mayoría ha optado por respaldar la propuesta.

Sin embargo, los convocantes expresaron que no ha sido ni será un proceso sencillo. Se enfrentan a la apatía y el desinterés de parte de la población que no acude a las convocatorias.

«Hay mucha apatía, mucha indiferencia. Pero ese es el reto, lograr que la población se involucre en los programas sociales de cada zona para que podamos bajar los recursos del gobierno federal y estatal», expresó el presídium.

También organizan a la población en torno a sus demandas inmediatas como el acceso a la energía eléctrica o el acceso al agua.

En San Isidro el Reservado, la electrificación de las comunidades se ha exigido con movilizaciones al gobierno federal. Las acciones ya tuvieron resultados y hay 500 beneficiarios.

Sin embargo, las necesidades son múltiples en la zona, pues gradualmente se ha urbanizado. Por esta razón, la asamblea también analizó el conflicto con el agua potable y la multa de casi 200 mil pesos que les impuso la Conagua, por haber construido un pozo comunitario sin concesión, situación que les exige organizarse e informarse.

El Consejo Mayor de Gobierno, la delegación de San Isidro el Reservado y el Comité de agua Potable presidieron la asamblea. Al finalizar se realizó la votación en torno al proyecto, el cual fue avalado por la gran mayoría de los asistentes.

Ahora el Consejo Mayor de Gobierno Popular deberá concluir la ruta de asambleas en otras ocho comunidades y espera cerrar el proceso con una asamblea masiva en el mes de octubre.

 «Me da gusto que este aquí todo el pueblo reunido. Me da gusto que cada domingo haya más gente que se una al movimiento porque así nos vamos a fortalecer para que de todos los barrios más gente apoye», concluyó Don Severiano, uno de los asistentes a la asamblea.