Skip to content Skip to footer

Acusan a Eruviel Ávila de querer exterminar a los pueblos indígenas

Organizaciones sociales acusaron al gobernador, Eruviel Ávila Villegas de querer exterminar a los pueblos indígenas al permitir y avalar la construcción de la carretera Toluca-Naucalpan, que atraviesa el bosque Otomí-Mexica de las comunidades de San Francisco Xochicuautla, Santa Cruz Ayotuzco, San Mateo Atarasquillo y Santa María Atarasquillo, situación que provocó la conformación de un frente de lucha para evitar se siga con este proyecto y la devastación ambiental que provoca.

A través de amparos es como El Frente de Pueblos Indígenas, constituido por 42 organizaciones, es como consiguieron detener de manera parcial la construcción de esta carretera, informó la representante del Colectivo de Abogados “Causa”.

En el 2007 se anunció la construcción de esta vialidad, a partir de ese momento los pobladores se opusieron, bajo el argumento de que representaba un peligro para el medio ambiente, pues en estas tierras se restituyen los mantos acuíferos que abastecen, principalmente al Valle de México, y parte del Cutzamala.

Otro de los argumentos, es que son tierras sagradas para las etnias Otomí y Mexica, a tal punto que el próximo 22 de marzo se llevará a cabo en este lugar la congregación nacional de pueblos indígenas que tendrá como finalidad expresar su inconformidad a los gobiernos por permitir proyectos que están terminando con tierras indígenas, no sólo en el Estado de México, si no en varias entidades.

“Más que un ecocidio, es un epistemicidio porque el proyecto carretero tiene la intensión de desaparecer a los indígenas, aunque ya se hizo un daño muy grave con el avance que tiene la carretera, que es según informes oficiales de un 13 por ciento, se atenta contra los pueblos y su gente que se asentaron en este lugar desde hace 500 años” advirtieron activistas.

Aunque los amparos interpuestos por las organizaciones aún no tienen respuesta, por lo menos se logró, a principios de año, que la empresa Autopistas de Vanguardia SA de CV parara parcialmente la construcción.

“Desde el inicio de la resistencia, la comunidad de Xochicuautla interpuso diversos amparos en materia agraria, argumentando represión y corrupción, debido a que las autoridades intervinieron en las asambleas comunales, además de intentar despojar a los pobladores de su tierra, por esta y muchas otras razones, es que no puede avanzar el proyecto, y se tiene la confianza de pararlo por completo con esta nueva lucha legal que se está emprendiendo”, afirmó la integrante de Colectivo de Abogados con Causa.

Hasta el momento el daño provocado por la construcción son una 600 hectáreas de bosque.