Analistas critican subordinación de prensa en Edoméx

Ciudad de México.- Dulce Olvera realiza un juicio sumario, lapidario, sin cortapisas ni opción de réplica. La supeditación de los medios de comunicación mexiquenses a los intereses del PRI-Gobierno, un hecho sine qua non, una verdad que afrenta, un situación que avergüenza. En el Portal sinembargo.mx, la periodista  coloca en la óptica del lector un análisis, […]

Ciudad de México.- Dulce Olvera realiza un juicio sumario, lapidario, sin cortapisas ni opción de réplica. La supeditación de los medios de comunicación mexiquenses a los intereses del PRI-Gobierno, un hecho sine qua non, una verdad que afrenta, un situación que avergüenza.

En el Portal sinembargo.mx, la periodista  coloca en la óptica del lector un análisis, que parte de una serie de entrevistas,  donde los actores principales son los intereses políticos, familias potentada y el uso discrecional de recursos públicos de los gobiernos en turno.

“En el Estado de México, las familias que poseen el negocio de los medios de comunicación son los Maccise, los Vázquez Raña y los Libien, los cuales están “pegados al Grupo Atlacomulco”, de acuerdo con el periodista Francisco Cruz Jiménez. En la entidad, gobernada históricamente por el PRI, la prensa ha sido por años un “aparato propagandístico al servicio del gobierno” atado por los contratos de publicidad, aseguró. Para Ana Ruelas, directora de Artículo 19, se trata de un modelo de censura indirecta porque al depender en gran media del dinero público, las líneas editoriales se adecuan a lo que el Gobierno estatal quiere que se sepa”, indica el sumario del artículo.

Incluso se destaca lo declarado por el periodista Francisco Cruz Jiménez en el sentido de que en el Estado de México “lo que hay es un aparato propagandístico al servicio del gobierno. Hay empresas periodísticas subordinadas al poder de la publicidad”. Desde Isidro Fabela, gobernador de la entidad de 1942 a 1945, la prensa “ha renunciado a informar por el negocio de los contratos con el gobierno”. Y hoy, 74 años después, sigue así. “La prensa no ha cambiado nunca, sigue siendo un modelo de subordinación al poder político”.

En tanto la directora de Artículo 19, Ana Ruelas, manifiesta que “La mayoría de los medios a nivel estatal dependen en gran medida del dinero público y eso genera un modelo de censura indirecta porque las líneas editoriales se adecuan a lo que el gobierno quiere que se sepa. Los flujos de información se limitan y muchos reporteros se ven limitados a escribir por no tocar a ciertas figuras que pagan por el medio”.

Enmedio de tal escenario, Cruz Jiménez – señala el artículo – ha detectado escasos sitios de prensa crítica en el Estado de México. “Ha habido esfuerzos locales como TresPM, Diario Alfa, pero son proyectos muy limitados y escasos. Yo veo dos: Métrica y Nuestro Tiempo Toluca. Un poco TresPM y Alfa, pero no hay recursos”.