Skip to content Skip to footer

“Aquí y en Nayarit son inocentes”: colectivo Haz Valer Mi Libertad

Familiares de personas privadas de su libertad denuncian que los traslados de sus familiares a penales en otras entidades se han hecho injustificadamente

Poco antes de las dos de la tarde de este lunes comenzó un viaje de 10 horas, las que hay entre Toluca y Nayarit. Allá integrantes del colectivo Haz Valer Mi Libertad visitarán a sus familiares que fueron trasladados de penales del Estado de México al Cefereso No. 4 “Noroeste”, ubicado en la capital nayarita.

Hasta ahora, seis personas han sido trasladadas a penales federales en Nayarit, Chiapas y Veracruz.

Lee: Mamás que cuidan la inocencia cautiva

Los traslados

Miguel Ángel Juárez se encontraba preso en el penal de Barrientos, en Tlalnepantla. El 29 de marzo de este año, su familia amaneció con la noticia de que lo habían trasladado a una cárcel federal en Veracruz a pesar de que nunca solicitó su cambio y de que a su familia no se le avisó.

A Daniel Placido también lo trasladaron en las mismas condiciones que a Miguel. El 9 de mayo, durante una manifestación del colectivo Haz Valer Mi Libertad, en la Ciudad de México, Lady –su hermana– dio a conocer que se lo habían llevado del penal de Almoloya de Juárez a uno federal en Nayarit, a casi 700 kilómetros de Toluca, su ciudad de origen.

Contrario a las versiones de las y los familiares, la Secretaría de Seguridad mexiquense emitió un comunicado de prensa en el que explicaba que los traslados forman parte de la “estrategia de despresurización penitenciaria” y que “entre los principales perfiles de los traslados destacan los presos que se consideran de alta peligrosidad”, así como los que tienen sentencias vitalicias y aquellos sujetos a medidas especiales de seguridad y vigilancia”.

“[Ese fue] un acto de querer reprimir y callar la lucha por los inocentes, pero la realidad es que no nos vamos a callar. Una vez que decidimos dar este paso por la libertad y la justicia en el Edomex, no vamos a volver atrás”, dice Lady Placido mientras ella y casi 20 personas más aguardan el autobús que las llevará de la zona del altiplano central a la del Pacífico.

“Si tocan a una…”

Carmen Reza Caudillo también va en este viaje. A su esposo Daniel Rodríguez lo trasladaron a Nayarit inicios de este mes. Ella se enteró el día 6, en el trayecto que recorría de su casa en Capulhuac hacia el penal de Santiaguito, donde su esposo lleva preso 9 de los 63 años a los que lo sentenciaron por secuestro. “Fue un traslado involuntario”, afirma de pie, atrás de la mochila negra que la acompañará las próximas horas.

A Carmen, como a Lady, como a Alejandro los acompañan algunos integrantes de Haz Valer Mi Libertad. “Aquí estamos con las compañeras”, expresa María Montoya, mamá de Carlos Estrada, injustamente preso desde 2013, “si tocan a una, salimos todas”.

Te recomendamos: Luchas sociales con rostro de mujer en el Edomex

“Gracias al apoyo solidario de las personas nos vamos prácticamente gratis en este autobús. Hubo quien en su corazón dijo ‘yo les pongo el autobús’ y se lo agradecemos mucho”, expresa Lady. Hasta hace unos días, el viaje redondo a Nayarit habría costado mil cien pesos por persona, ya con el apoyo económico que les brindó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Durante la espera, Lady también habla de lo duros que han sido los días desde el traslado de su hermano y los compara con la etapa que vivió su familia en 2015, cuando detuvieron a Daniel “no saber dónde está, por qué se lo llevaron. Es angustioso, es horrible. Eso no lo deseo a nadie”. Luego dice que Daniel se encuentra bien, que la CNDH intervino para asegurar su bienestar y que el Centro de Derechos Humanos no las ha soltado.

Cuando Daniel se encontraba en Santiaguito le hablaba diario a su familia, igual que Daniel Rodríguez a Carmen. Pero desde que se los llevaron a Nayarit, solo pueden hacerlo una vez cada semana. Han corrido con suerte: hay familias que tardan hasta tres meses en recibir una llamada de algún pariente trasladado a una prisión fuera del Edomex.

“¿Tienen planeado hacer alguna acción allá?”, preguntamos. “A donde se los lleven, hasta allá vamos a ir y llevaremos el mensaje que ha venido trayendo Haz Valer: que en la cárcel solo se castiga la pobreza, la ignorancia, el tono de tu piel y la juventud”.

“… y si nos queda tiempo, pasamos al mar”, bromea alguien mientras esperan.