Skip to content Skip to footer

Edomex pretende sembrar 15 millones de arboles para revertir daño en los bosques

Hasta el momento, se ha sembrado aproximadamente 3.5 millones de árboles; con ello se busca atender una problemática que en Edomex se presenta en más de 175 mil hectáreas

Con la campaña estatal de reforestación 2021 en el Estado de México se sembrarán 15 millones de árboles en 15 mil hectáreas. Mediante esta acción se busca atender el deterioro de los bosques que en 2014 afectaba el 7.9 por ciento del territorio estatal, es decir 175 mil 190.18 hectáreas que el Inventario Estatal y Forestal de Suelos cataloga como áreas forestales perturbadas.

Hasta el momento, a través de la campaña estatal —que se mantendrá hasta finales de septiembre de este año— ya se han plantaron 3.5 millones de árboles en lo que va de julio, informó en entrevista Gabriel Mena Rojas, director general de Probosque.

Para este programa de reforestación es fundamental evitar que se sigan sembrando especies introducidas que puedan afectar los ecosistemas. Este criterio implica un cambio que se observa en la forma de planear las campañas.

La planta que se da es de acuerdo a la planta nativa de la región. Se ha dejado de introducir plantas que no pertenecían a zonas y que probablemente en un futuro [serían] invasivas incluso (…). Nosotros tenemos estudios donde de acuerdo a la zona donde se va a hacer la reforestación se da la planta que va en ese lugar”, señaló Gabriel Mena. 

Con base en los lineamientos del programa, este año habrá especial atención en las áreas de captación que se encuentran en las zonas altas de la entidad: la Cuenca del Río Lerma, el Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca, la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, la Cuenca Amanalco-Valle de Bravo y el Parque Nacional Izta-Popo Zoquiapan,

Las reforestaciones se realizan tanto en parques estatales, federales y municipales en coordinación con las administraciones, como en zonas que necesitan ser restauradas y a petición de ejidos, bienes comunales y propiedad privada.

El deterioro de los bosques, más allá de la reforestación 

La siembra de este año forma parte del plan sexenal del gobierno de Alfredo Del Mazo Maza, cuyo objetivo es plantar 90 millones de árboles en 90 mil hectáreas. Si se logra cumplir con la meta, se estaría cubriendo el 51 por ciento del área forestal perturbada reportada en 2014.

Sin embargo, las probabilidades que esto suceda son pocas ya que la tasa de supervivencia de los árboles sembrados ronda el 80 por ciento, dijo el director de Probosque. Además, a los procesos de restauración de los bosques —que tardan años— hay que añadir los incendios, la tala ilegal y las enfermedades.

Fuentes oficiales señalan que solo en 2021 se han atendido mil 493 incendios en 79 municipios, que han afectado a 15 mil 248.20 hectáreas; de estas, 89.3 por ciento (13 mil 708.11 hectáreas) eran pastizales y arbustos, el 10.7 por ciento afectó a renuevo y arbolado adulto (mil 439.26 hectáreas).

El cambio climático también representa un problema serio para los bosques mexiquense. Publicaciones de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) manifiestan que con este fenómeno las especies forestales sufran estrés hídrico. Además, puede haber mayor incidencia de plagas y enfermedades, así como disminución de la polinización.

Aunque no se ha comprobado que el cambio climático sea el responsable directo de las plagas que hoy azotan los bosques mexiquenses, sí hay al menos una incidencia por el desequilibrio que se genera y que provoca afectaciones similares en otras partes del mundo.

Nosotros tenemos dos plagas muy importantes que es el gusano descortezador y el muérdago […]. Para estos dos tipos de plagas no hay una solución en el mundo, son una  enfermedad muy complicada” explicó Mena Rojas.

Para entender la dimensión de este problema podemos tomar el caso del Área Natural Protegida del Nevado de Toluca que abarca poco más de 37 mil hectáreas de uso forestal. El 50 por ciento del total de su superficie se encuentra infestado por alguna plaga.

Además, los bosques mexiquenses siguen siendo afectados por la tala. Tlatlaya, Luvianos, Amatepec, Tejupilco y Sultepec —los municipios que aportan mayor superficie forestal— son las demarcaciones donde el crimen organizado, en general, y la tala clandestina, en particular, han prosperado.

 Medidas sociales

Aunque el alcance del programa de reforestación 2021 no bastará para frenar el declive de los bosques, sí es una opción para que la sociedad haga suya la tarea del cuidado de los ecosistemas y contribuir a revertirla.

Probosque pone a disposición vías de comunicación para que las personas conozcan las fechas y lugares de reforestación, así como las maneras en las que la población puede acceder a los árboles: http://probosque.edomex.gob.mx/per

Para reforestar es importante seguir las recomendaciones de la institución, pues contar con el permiso necesario y el conocimiento del ecosistema es fundamental para que el aporte sea adecuado.

En este sentido, resulta importante conocer los diferentes tipos de reforestación. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad clasifica los tipos de reforestación en:

  • Reforestación urbana, la cual se establece dentro de las ciudades con diferentes objetivos: estética, de investigación, experimental o demostrativa, conductiva o moderadora de ruido (protectora) y como control de sombras.
  • Reforestación rural, que se establece en superficies forestales o potencialmente forestales donde originalmente existían bosques, selvas o vegetación semiárida, y se clasifica como: de conservación, de protección y restauración, agroforestal y productiva.