Skip to content Skip to footer

Clausuran autoridades obra inmobiliaria por destrucción de zona boscosa en Valle de Bravo

La empresa llevaba 13 meses de construcción a pesar de no contar con los permisos necesarios

El desarrollo residencial y hotel que construía Stupa Ranch en Valle de Bravo fue clausurado la noche de este miércoles, luego de que el presidente López Obrador expresara que una brigada de la Secretaría del Medio Ambiente acudiría a atender la situación.

La obra inició en el 2021, pese a que la empresa –cuya apoderada legal es María Fernanda Fuertes Padruno– no obtuvo los permisos ambientales que requería, ya que se realizaba en 2 áreas naturales protegidas, en la localidad de Cerro Gordo de Avándaro.

Para entender mejor lee: Ecologismo selectivo: inmobiliaria destruye bosque en Valle de Bravo y opositores al Tren Maya callan

En fotografías proporcionadas por vecinos, se observa que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) colocó sellos con la leyenda “Clausurado por contravenir la legislación ambiental” con folio PFPA 008 y 173/2C.275/0849-21. También, una lona de “suspensión” que señala una primera intervención –el 6 de abril del 2022– y la de este miércoles sería una “recolocación”. Esto significa que la obra ya había sido suspendida en días pasados pero seguía operando.

Además se puso una lona de “Suspensión provisional” por parte del ayuntamiento, firmada por Carlos Arturo Infante, Director de Desarrollo Urbano y Ecología.

La  inspección se dio a los proyectos “Sttupa Ranch hotel” y “Sttupa Ranch residencial”, que iniciaron su construcción cuando el priista Mauricio Osorio Domínguez gobernaba el municipio y Gerardo Flores Soto era director de Desarrollo Urbano.

Stupa Ranch fue clausurado por las dependencias de Medio Ambiente, quienes estuvieron acompañadas de la Guardia Nacional. Fotos: cortesía.

¿Qué pasaba con este desarrollo?

El derribo de bosque y las afectaciones a los ríos para la construcción  de un lago artificial y obras de caminos y cimentado fue documentado por el Observatorio Ciudadano de la Subcuenca Valle de Bravo- Amanalco, vecinos y medios de comunicación. Además se evidenció que las obras se desarrollaban en el “Área de Protección de Recursos Naturales de las cuencas de los ríos Valle de Bravo, Malacatepec, Tilostoc y Temascaltepec” –de carácter Federal– y El Parque Estatal Santuario del Agua Valle de Bravo.

Lee: Valle de Bravo, el municipio más deforestado del Edomex

Debido al categoría de la zona, la empresa debió contar con las autorizaciones de impacto ambiental y de cambio de uso de suelo en terrenos forestales. Este procedimiento ya había sido rechazado por la SEMARNAT en 2021; pero la empresa siguió la construcción y separó el proyecto en dos. En el mes de febrero presentó dos estudios a la SEMARNAT, que hoy se mantienen en proceso de revisión por la dependencia.

Lago artificial construido por Stupa Ranch. Fotos: Jesús Mejía

Daño ambiental por la construcción de Stupa Ranch

De acuerdo con los dos estudios de impacto ambiental realizados por  Kaiser Consultores Ambientales S.A. de C.V. los proyectos se desarrollarán en una superficie con uso forestal y vegetación clasificada como Bosque de Pino. El cambio de uso de suelo implica la remoción “parcial” de vegetación arbórea y arbustiva de una superficie 21,075.00 m2 (2.1075 hectáreas), para el caso de hotel y de  17,281.00 m2 (1.7281 hectáreas) para el residencial. Además el proyecto en su conjunto  abarca una extensión de 55 hectáreas que serían perturbadas.

Cerro Gordo de Avándaro, lugar donde se buscaba construir el hotel y complejo residencial. Fotos: Jesús Mejía

De acuerdo con los propios estudios de impacto ambiental –que realizó la empresa en la zona–, hay una amplia diversidad natural. La zona cuenta con 103 especies de vegetación, y el 29 por ciento de ellas están protegidas; además hay 5 especies animales que cuentan con algún estatus de conservación dentro de los listados nacionales e internacionales. Se trata de 3 especies de reptiles, entre ellas el Lagarto Alicante cuello rugoso que se encuentra en lista roja de peligro; además de 2 especies de aves que también están en estatus de conservación.