Colocan memorial a Daniel Quintana, víctima colateral de feminicidio en Edomex

Colocan memorial a Daniel Quintana, víctima colateral de feminicidio en Edomex
A pesar de estar bajo medidas de protección, Daniel Emiliano Quintana Gutiérrez murió en noviembre de 2020 por negligencia médica

La señora Lorena Gutiérrez Rangel colocó un memorial en la plaza González Arratia de Toluca para exigir justicia por la muerte de su hijo Daniel Emiliano Quintana Gutiérrez, quien falleció en 2020 en Monterrey, Nuevo León, luego de que le negaran atención médica a pesar de estar bajo medidas de protección a víctimas.

Daniel Emiliano, de entonces 16 años, es considerado víctima colateral del feminicidio de su hermana Fátima Varinia Quintana Gutiérrez, quien a sus 12 años fue asesinada por tres de sus vecinos en la comunidad de La Lupita Casas Viejas, del municipio de Lerma.

“Si es posible les voy a arrancar la justicia. No me voy a callar y nadie me va a limitar y nadie me limita. A mí me asesinaron a mis hijos y yo a nadie más le tengo miedo. No me voy a callar, les voy a exigir, basta de corrupción e impunidad”, manifestó este jueves, Lorena Gutiérrez.

Durante la colocación del memorial, la madre de Fátima y Daniel reprochó a la Secretaría de las Mujeres del Estado de México por no cumplir con el compromiso que le habían hecho de colocar un memorial para su hija. Por lo que tuvo que solicitar respaldo a organizaciones civiles.

Negligencia en la muerte de Daniel Quintana

A pesar de estar bajo medidas de protección de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de México, Daniel Emiliano Quintana Gutiérrez murió en noviembre de 2020.

En tres hospitales del estado de Nuevo León –incluido el de la Universidad Autónoma de Nuevo León donde el joven estudiaba– le negaron la atención. En el Hospital psiquiátrico de la colonia Buenos Aires, en Monterrey, le suministraron una dosis mortal de ansiolíticos.

“Daniel, siendo un niño, era testigo protegido en el caso de su hermana Fátima. Fue desplazado del Estado de México, según para protegerlo de las amenazas de muerte de los asesinos de su hermana.

“Sintomatizó en su cuerpo la desgracia de su hermana y la escena espeluznante de la que fue testigo al descubrir el cuerpo de Fátima semienterrado en la zona boscosa. En el estado de Nuevo León no le brindaron los medios y no le dieron seguridad para conservar la vida”, aseveró Lorena Gutiérrez.

La madre de Daniel denunció que a pesar de las denuncias no existe al momento alguna carpeta de investigación judicializada por la muerte de su hijo.

“A ningún padre le deseo que esté en este lugar. A nadie le presto mis zapatos, no quiero que nadie viva lo que yo y mi marido y mis hijos vivimos. Exijo acceso a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición para mi hija Fátima y para mi hijo Daniel».