Skip to content Skip to footer

Con cacerolazo, piden restauranteros que sus negocios abran en semáforo rojo

En el Estado de México han bajado sus cortinas definitivamente 10 mil unidades, lo que representa una pérdida de al menos 50 mil empleos directos

Este 11 de enero a las 10 de la mañana, en la Plaza de Los Mártires, más de 200 trabajadores y empresarios del sector restaurantero se manifestaron para que sus establecimientos sean considerados esenciales durante el semáforo rojo.

De acuerdo con representantes de las cámaras del sector, desde el inicio de la pandemia, en la zona metropolitana del valle de México se han cerrado 13 mil 500 establecimientos. Además, en el Estado de México han bajado sus cortinas definitivamente 10 mil unidades, lo que representa una pérdida de al menos 50 mil empleos directos. Por eso exigen que la industria restaurantera sea considerada actividad esencial y que se les permita regresar a trabajar en sus unidades de operación.

Durante dos horas, aproximadamente, mantuvieron cerrada de forma pacífica la calle Sebastián Lerdo de Tejada donde, luego de la lectura de sus peticiones, chefs, cocineros, gerentes y repartidores tocaron con cucharas cacerolas en forma de protesta.

Asimismo, refirieron que de acuerdo con estudios de salud los locales establecidos tienen el menor riesgo de contagios por los protocolos que han mantenido desde que reabrieron por primera vez durante la pandemia.

Los inconformes anunciaron que a partir del 12 de enero a las 13:00 horas realizarán cacerolazos afuera de sus restaurantes para que la ciudadanía se informe sobre la grave situación que atraviesa el sector restaurantero.

También mencionaron que, hasta el momento, no han recibido algún apoyo por parte de las autoridades, por lo que incluso los pocos que tienen la solvencia económica de ahorros o hipotecas continúan realizando los pagos de todos los impuestos, créditos y licencias que son exigidas por las autoridades para poder operar.