Skip to content Skip to footer

Corren a policías, entre ellos 6 mandos

El gobierno del Estado de México hecho a la calle a los primeros mil policías estatales y municipales que no aprobaron el examen de control de confianza y que han sido catalogados como factor de riesgo para la ciudadanía, esto en el marco del programa de depuración de los cuerpos de seguridad y justicia de la entidad.

El gobernador, Eruviel Ávila Villegas dio a conocer que se prepara la salida de otros mil policías que salieron reprobados en la evaluación oficial, y que por lo tanto no son aptos para portar el uniforme ni las armas de cargo.

A todos los malos policías, en su mayoría municipales, se les respetará su garantía de audiencia, antes de darlos de baja definitiva.

Acompañado del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Baruch Delgado Carvajal; del presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Aaron Urbina Bedoya; así como de al menos una docena de presidentes municipales de diferentes regiones, el gobernador mexiquense sostuvo que la depuración policiaca va en serio.

Incluso el Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Damián Canales Mena fue más allá al sostener que para los policías catalogados como factor de riesgo, por estar vinculados con la delincuencia o haber sido señalados como adictos a sustancias prohibidas, no tiene que haber un solo peso de indemnización.

Canales Mena también confirmó que derivado del clima de inseguridad y por los últimos enfrentamientos con la delincuencia organizada, han renunciado los directores y jefes de las policías municipales de Luvianos, Otzoloapan y Zacazonapan.

Con esto suman ya seis altos mandos de corporaciones municipales que, obligados por la difícil situación de inseguridad o también por su relación con el crimen organizado, han dimitido al cargo en la zona sur del estado, pues a inicios de año fueron detenidos los directores de la policía de Valle de Bravo, Donato Guerra y Santo Tomás.

Cabe mencionar que en enero pasado la Procuraduría de Justicia mexiquense capturo a Paulino Tule González, subdirector de la Policía Municipal de Valle de Bravo; León Tule González, director de la Policía Municipal de Donato Guerra; y Raúl Gómez Gómez, director de Seguridad Pública municipal de Santo Tomás por su probable relación con organizaciones criminales de aquella región.

Respecto a la situación de la zona sur, donde prevalecen la delincuencia y los enfrentamientos, Damián Canales admitió que el problema sigue fuerte en tierra caliente, pero sostuvo que son más fuertes las instituciones. Incluso justificó que el continuo choque de fuerzas federales y presuntos criminales se debe precisamente al reforzamiento de la estrategia de seguridad.