Critica Peña a Trump, pero él militarizó México

Toluca, México; 6 de abril de 2018. El narcotráfico y la incidencia delictiva de los grupos del crimen organizado en México, los que produjeron que se aprobara la Ley de Seguridad Interior el mes de diciembre del año pasado, han sido pretextos más que suficientes para que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, […]

Toluca, México; 6 de abril de 2018. El narcotráfico y la incidencia delictiva de los grupos del crimen organizado en México, los que produjeron que se aprobara la Ley de Seguridad Interior el mes de diciembre del año pasado, han sido pretextos más que suficientes para que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidiera mandar a militares a su frontera sur para resguardarla mientras concluye la construcción del muro fronterizo.

En esta semana, el Ejecutivo de los Estados Unidos argumentó que el gobierno de México no hacía nada por detener el tráfico de drogas hacia su país, el mercado más grande de consumo de estupefacientes en el mundo, y por contener la migración ilegal centroamericano y mexicano al vecino del norte.

Sin embargo, no se puede negar que los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto han realizado esfuerzos para combatir a las organizaciones del crimen organizado en el país, aunque la estrategia no ha sido la correcta y no se ha combatido la raíz del problema.

Tan grande ha sido el esfuerzo que la guerra contra el narcotráfico, un eufemismo para denominar a un conflicto con tintes de guerra civil, se estima que ha cobrado la vida de 170 mil personas desde el 2006 hasta el 2016, y el gasto ejercido en materias de seguridad nacional y asuntos del orden público y seguridad interior asciende a 1.8 billones de pesos en 10 años.

Las denuncias por tortura ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el lapso del 2012 al 2017 suman 274 expedientes, 5 mil 86 por detención arbitraria, 11 por ejecuciones extrajudiciales y 89 por desaparición forzada. Las cifras muestran que el gobierno mexicano ha actuado usando la fuerza para acatar las disposiciones que los Estados Unidos delegaron a México como “guardia fronteriza” y “muro de contención” de la migración ilegal y del control del tráfico de drogas desde el Plan Mérida.

El Estado de México, el más poblado e importante del país, ha resentido de forma clara el combate a los grupos criminales y a los cárteles de  la droga. En este estado, el gobierno federal ha implementado el despliegue de más de 10 mil militares y policías patrullan cada día la entidad con más incidencia delictiva de toda la república, específicamente el sur de la entidad, y el monstruo de 1 millón 700 mil cabezas llamado Ecatepec.

Sin embargo, para los Estados Unidos no es suficiente. Por ello, ayer el gobierno encabezado por Donald Trump indicó que desplegarán de 2 mil a 4 mil miembros de la guardia fronteriza en la línea divisoria con México para contener el tráfico de drogas y la migración ilegal al vecino del norte, en tanto el muro prometido por Donald no esté listo.

El presidente de México emitió un video en sus redes sociales en el que indicó que, a pesar de las diferencias entre todos los mexicanos, acrecentadas en tiempos electorales, la unidad del país radica en el entendido de que “nada, ni nadie, está por encima de la dignidad de México”.

Peña citó los pronunciamientos de los cuatro candidatos presidenciables: Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Margarita Zavala, los cuatro se pronunciaron en contra de las declaraciones de Trump.

“Si sus declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”, indicó Peña en su informe.

Las relaciones entre México y Estados Unidos vuelven a un punto crítico en pleno proceso electoral en el país y mientras se renegocia el TLC. El pasado miércoles, el Senado de México aprobó la suspensión de la colaboración en materia de migración ilegal y tráfico de drogas con el vecino del norte, “en tanto que el presidente Donald Trump no se conduzca con la civilidad y el respeto que el pueblo de México merece”.