Skip to content Skip to footer

Declaran culpable a feminicida de Diana Velázquez Florencio, asesinada en Chimalhuacán

La asesora jurídica recordó que existe un segundo involucrado en el feminicidio, quien junto al hoy sentenciado, participó en la desaparición, violación sexual de la joven

Declarado culpable. “Hoy escuché las palabras que desde hace años venimos buscando. Que he deseado escuchar desde hace años. Que pague el que le hizo tanto daño a mi hija porque yo nunca lo voy a perdonar. Nunca habrá perdón para él. Siempre voy a recordar el dolor que pasó mi hija. Ella fue asesinada vil y cobardemente por dos sujetos que después se quedaron como si no hubiera pasado nada, y pensaron que la familia de Diana no iba hacer nada. Pensaron que ella no valía nada cuando me la dejaron tirada en la calle, pero no, Diana tenía demasiado valor. Todo lo que ella valía y vale es lo que nos ha dado fuerzas para seguir”, explica Lidia Florencio, madre de Diana.

Te recomendamos: “No fue asesinada solo por un cobarde, también por el Estado omiso”: inicia juicio por feminicidio de Diana Velázquez

Un juez del penal de Nezahualcóyotl declaró culpable a Jesús Alejandro Montes por el feminicidio de Diana Velázquez Florencio de 24 años de edad. Ella fue asesinada en el municipio de Chimalhuacán en 2017. Ahora, su familia buscará que se otorgue la pena máxima, y que se detenga al segundo responsable del crimen, de quien ya se cuenta con una huella genética.

Uno de los teléfonos celulares que pertenecían a Diana y una serie de llamadas; así como numerosas pruebas periciales y testimonios que desfilaron en las audiencias del juicio oral fueron claves para que el juzgador concluyera con un fallo condenatoria en contra del acusado, señalado como uno de los dos responsables del feminicidio.

La lucha por la justicia continúa

En entrevista con este medio, Gabriela Amores, asesora jurídica de la familia de Diana explicó: “En octubre, solicitamos una pericial del perfil criminal del detenido, y esa pericial demostró que Jesús Alejandro es un hombre misógino, machista, violento, de alta peligrosidad, con altos impulsos para cometer el crimen, y que resulta un alto peligro para la sociedad”.

El juez expresó además que se transgredió la dignidad de la víctima aún después de que fue privada de la vida.

“¿Qué significa la dignidad en el feminicidio? La dignidad no es solo para las personas vivas, sino también muertas, por cómo utilizan el cuerpo para imponerse. Eso nos va a servir mucho para la individualización de la pena, ya que vamos por una sentencia vitalicia en prisión”, explicó Amores.

Por su parte, en su alegato, el acusado se declaró inocente durante todo el juicio; pidió que se desecharan las pruebas y testimonios en su contra, incluido el de su pareja sentimental, quien lo denunció ante la Fiscalía local. Aunque la defensa promovió una apelación a nombre de su cliente, esta fue rechazada por un Tribunal de Alzada.

El proceso para exigir justicia no termina con el fallo condenatorio. La asesora jurídica recordó que existe un segundo involucrado en el feminicidio, quien junto al hoy sentenciado, participó en la desaparición, violación sexual y asesinato de la joven de 24 años de edad.

“Tenemos que encontrar a un segundo feminicida. Tenemos la pericial de genética; se está haciendo la búsqueda en las plataformas que tiene el Estado de México respecto a los violadores seriales, porque tenemos algo clave. Cuando él cometa -desgraciadamente- otra violación, será detenido, su detención será clave, lo importante es localizarlo”.

En una de las audiencias del juicio se reveló que Jesús contó a su pareja sentimental cómo, junto a otro hombre, atacaron, violentaron y mataron a Diana.

Primero la asaltaron para quitarle dos celulares, la amenazaron con un cuchillo para subirla a un mototaxi y abusaron sexualmente de ella. Finalmente, Jesús la asfixió. Le quitaron la vida para que no los denunciara. Sin embargo, gracias a la denuncia de su pareja fue posible que las autoridades del Estado de México dieran con su paradero y lo detuvieron el pasado mes de julio del 2020, tres años después del feminicidio.