Skip to content Skip to footer

El negocio de la basura en Edomex: el dinero por encima de la salud pública

Cada medida tomada para mejorar la gestión de los residuos sólidos del Valle de México ha pasado de las buenas intenciones de las autoridades a fracasos que siguen agravando los problemas, ¿podrán las nuevas disposiciones traer cambios favorables?

Al recorrer las inmediaciones de Chimalhuacán, Neza, Chicoloapan o los Reyes la Paz, el patrón es el mismo, basureros municipales desbordados, tiraderos ilegales de distintos tamaños a cielo abierto y miles de personas que dependen de la basura; desde los que  emplean burros y caballos para recogerla, vehículos particulares que la recogen, pepenadores que la separan,  y pequeñas o grandes recicladoras que la reciben.

Esta realidad sin ejemplos positivos es resultado de las medidas tomadas por autoridades que han acabado por priorizar el negocio y el capital político por encima de los intereses sociales.

“Dependiendo de lo que me encuentre, supongamos que si me va bien, junto unos 100, 200 pesos, luego de que lo lavo y lo llevo al tianguis” son palabras de Ana una joven que mantiene a dos hijos con la ropa, plástico, fierro y otros materiales que recolecta en las inmediaciones de un canal lleno de basura en la calle ferrocarrileros del municipio de Chicoloapan.

En su labor cotidiana Ana encuentra todo tipo de cosas que son depositadas ilegalmente y sin mayor miramiento por servicios particulares de recolección de basura, acumulando toneladas de residuos en un canal, en el que se generan lixiviados que van a parar al subsuelo y al agua.

Lee: Genera Edomex 26 millones de kilos de basura al día

 “Creo que está mal, porque está contaminado, basura de hospital hay un chingo, tanto las jeringas como cubrebocas, hasta medicamentos echados a perder, igual, también tirados aquí, no se a qué se deba”

Tiradero de basura clandestino en la calle Ferrocarrileros del municipio de Chicoloapan| Fotografía de Víctor Castillo

A menos de un kilómetro de donde conversamos con Ana, en la calle Centenario de los Reyes Acaquilpan, municipio de La Paz,  se encuentra un tiradero clandestino, que a decir de los vecinos lleva más de quince años funcionando y –de acuerdo con información periodística– ha sido clausurado en más de seis ocasiones.

En la entrada del basurero ilegal se encuentran dos carretas con caballos que son operadas por adultos mayores, al fondo de la calle, al menos veinte personas trabajan separando los residuos; todos lucen nerviosos y piden que nos retiremos, los vecinos hablan con reticencias y expresan su rechazo al basurero.

Tiradero clandestino en la calle Centenario de los Reyes Acaquilpan, municipio de La Paz | Fotografía de Carlos Pérez

“Que lo quitaran,  nunca lo han podido quitar, llevo quince años viviendo aquí y sigue (…) vienen de muchas partes y aquí les cobran por recibirla, pero no solo tiran aquí, van a donde se les da la gana para no pagar.”

De acuerdo con el testimonio de quien rechazo mencionar su nombre –por temor a represalias–, las carretas con caballos y burros son las que principalmente acuden a usar el basurero ilegal.

Los carretoneros en el Valle de México han tratado de ser regulados y prohibidos, pero la necesidad de los trabajadores combinada con la corrupción y falta de alternativas por parte de autoridades a derivado en que se mantenga esta actividad; apenas en el mes de febrero en los Reyes Acaquilpan se presentaron protestas por parte de estos sectores en exigencia del cumplimiento de acuerdos con el municipio para sustituir caballos por motos y en rechazo a la extorsión que sufrían por parte de la policía.

 “Es bonito, es como cualquier chamba”  nos dice entusiasmado “el Juan” un pepenador que trabaja a menos de 3 kilómetros de los Reyes Acaquilpan, en el relleno sanitario de Chimalhuacán.

El Juan mantiene a ocho personas con ganancias de al menos “200 varitos”, en una labor que va de las 7 de la mañana a las 7 de la noche, tiene más de cuarenta años, no utiliza ninguna protección y no se ha vacunado, “no creo en eso”. Todo lo que recolecta debe venderlo obligatoriamente a una recicladora que es administrada por el movimiento antorchista.

Conoce más al respecto aquí: Vidas desechables, el negocio de la basura en Chimalhuacán

Vidas desechables / Video: Carlos Pérez y Víctor Castillo

Los testimonios de los trabajadores del relleno de Chimalhuacán permiten identificar cómo la idea del reciclaje en el Edomex ha tomado un cause distinto y contrario a lo que las buenas intenciones de las autoridades podrían buscar.

 Lejos de la idea utópica en la que lo que llega a los basureros se recicla, desaparece el impacto negativo de los residuos, se generan recursos, empleos y bienestar; se encuentra una distopía, en donde las altas cantidades de basura no pueden ser separadas, cientos de trabajadores laboran sin ningún derecho y unos cuantos se enriquecen con los resultados del reciclaje.

Fotografía: Carlos Pérez

Economía circular y las nuevas medidas para el Edomex

En noviembre de 2019 se estipuló en órganos oficiales que las empresas que operan rellenos sanitarios estatales tienen hasta noviembre de 2021 para convertirse en centros integrales de residuos que deberán de tratar los desperdicios o aprovecharlos, con recicladoras; el objetivo es lograr una “economía circular” en el manejo de los residuos.

 “En el Estado de México tenemos 18 rellenos sanitarios que deben convertirse en centro integral de residuos (…) también esta es una política estatal, lo que queremos es que no se entierre todo el residuo, sino que pueda ser aprovechado o tratado en esos sitios donde está concentrado y se pueda ingresar a las cadenas productivas dentro de una economía circular, que residuo sea visto  más como un recurso que como basura”. 

Explicó en entrevista hace unas semanas Susana Libien Díaz, directora General de Manejo Integral de Residuos en la entidad.

El objetivo de economía circular es también propuesto y defendido por expertos; al respecto, la Doctora Erika Rodríguez De Gress –quien ha realizado numerosas investigaciones y trabajos sobre sustentabilidad– explicó en entrevista en qué consiste este concepto.

“La economía circular es un sistema de producción en donde la idea es aprovechar. Tienes la materia prima, se produce, se consume y de ahí esta parte de reciclar va a dar origen a la materia prima para hacer nuevos productos y ya no explotar a la naturaleza”.

Para Rodríguez De Gress es posible modificar el actual sistema lineal de producción y consumo y alcanzar la economía circular  si los ayuntamientos contribuyen a incentivar la separación, los gobiernos establecen convenios con recicladoras y la ciudadanía cumple con la labor de separar la basura.

“Ponernos en el lugar de los señores que manejan basura es muy duro (…)  las cosas que la gente tira en los camiones, animales muertos, cosas echadas a perder (…) ellos tienen que lidiar con todo esto. Si nosotros dignificamos este trabajo, podemos hacer que sea mucho mejor, de tal forma si separamos y tenemos este cuidado para estas personas –porque su salud está en riesgo todo los días al ir respirando y teniendo contacto con toda esta basura–, las cosas pueden cambiar”.

Los próximos meses serán determinantes para entender si las disposiciones legales y la intervención de las autoridades permitirán transitar al objetivo de la economía circular o  el problema de la basura en Edomex se seguirá agravando.

Tiradero clandestino en la calle Centenario de los Reyes Acaquilpan, municipio de La Paz|Fotografía de Carlos Pérez