Skip to content Skip to footer

¿El regreso a clases ayudará a reactivar la economía?

Hace tres meses, el sector empresarial veía como una tabla de salvación el regreso a las clases presenciales, ya que podría significar una derrama económica de aproximadamente 9 mil millones de pesos para los negocios del Estado de México que están relacionados con las escuelas como papelerías, librerías, uniformes y calzado, además de la venta de alimentos y el transporte público. Aunque no hay cifras formales todavía, las expectativas no se han cumplido.

De acuerdo con el presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem) Gilberto Javier Sauza Martínez, los padres de familia han sido precavidos con el tema de posibles contagios de covid-19 y se estima que, de manera escalonada, solo 40 por ciento de las y los estudiantes, van a clases, dijo tras reunirse con el secretario de Educación estatal, Gerardo Monroy Serrano.

“Esperábamos más niños en las escuelas, más familias en las calles. No se está dando (…) me parece que han sido muy cautelosos los padres de familia en el regreso”, expresó el empresario. No obstante destacó que sí se empieza a observar una recuperación: “ya vemos más cortinas abiertas, más actividad económica pero no como esperábamos”.

Patricio González Suárez, presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes del Estado de México (Asbar) declaró a AD Noticias que si bien agosto normalmente no es un buen mes para este sector, precisamente por los gastos que deben realizar los padres de familia por el inicio de clases, si se espera que este regreso a las aulas contribuya a mejorar la situación económica de estos negocios.

En junio pasado, cuando ya se hablaba de un probable regreso a clases presenciales para finales de agosto, la presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México, Laura González Hernández, declaró en conferencia de prensa que varios de los comercios que están estrechamente relacionados con las escuelas, estuvieron inactivos durante el pasado ciclo escolar. La mayoría, dijo entonces, son microempresas y varias de ellas no lograron sobrevivir a la crisis y desaparecieron.

En esas fechas, también el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos, manifestó que a nivel nacional se podría generar una derrama de 82 mil millones de pesos, similar a la obtenida en 2019, por la adquisición de útiles, libros y otros artículos como uniformes, calzado y que se necesita en las escuelas, tanto públicas como privadas, aunado al uso de transporte público de pasajeros y artículos deportivos. En 2020, la cifra alcanzada fue de 42 mil millones de pesos.

Señaló entonces que “el período de regreso a clases representa para la industria de útiles escolares y papelería en muchos casos el 80 por ciento de sus ingresos anuales”. Por ese motivo, con el retornó a las escuelas de manera presencial “muchos negocios del ramo podrán salvar sus establecimientos luego de más de 12 meses de poco o nula actividad en sus ventas”.

De acuerdo con el dirigente de la Concanaco-Servytur, “los cierres de papelerías y otros negocios del ramo como confección de uniformes y librerías, afecta a toda la cadena de valor, impactando negativamente a la industria que los produce, sus proveedores y canales de distribución” por lo que se confía en que los establecimientos relacionados con la educación y sus colaterales puedan reactivarse con este regreso a clases presenciales.