Skip to content Skip to footer

En el Estado de México la justicia se mendiga, 6 años del feminicidio de Fátima Quintana

El caso de Fátima es uno de muchos que se suman a la ola de violencia que hace años enfrentan las niñas y adolescentes en la entidad.

Texto: Víctor Castillo y Jeanette Estrada

La familia de Fátima Quintana, una niña originaria de Lerma víctima de feminicidio, salió una vez más a exigir justicia este viernes. Tras 6 años de un calvario que los ha desplazado de su comunidad y recientemente le ha costado la vida a Daniel, hermano de Fátima, esta familia no ha encontrado paz, tampoco justicia.

La familia de Fátima exigió justicia frente al palacio del ejecutivo estatal, “yo quiero justicia Alfredo del Mazo, solo justicia, a mí de nada me sirve rayar paredes, ni romper vidrios, yo busco justicia… las penas máximas para los asesinos de Fátima, y para quienes cometieron omisión e indolencia para mi hijo Daniel, jamás te pediré nada más pero tampoco pediré menos”, externó Lorena Gutiérrez, madre de Fátima en un mensaje a medios de comunicación en la explanada de la Plaza de los Mártires.

Para saber más: Fátima Quintana, uno de los feminicidios más atroces en el Estado de México

El caso de Fátima es uno de muchos que se suman a la ola de violencia que hace años enfrentan las niñas y adolescentes en la entidad. Aunque la madre de la joven no ha parado de exigir justicia, ésta no ha llegado para la familia y el camino se ha convertido en una agonía.

El próximo junio de este año, uno de los asesinos saldrá libre después de cumplir una condena de 5 años, ya que en el momento de los acontecimientos era menor de edad. Para Lorena el menor no tuvo una readaptación; tiene claro que los asesinos de Fátima y de miles de mujeres en este país no son enfermos, son hijos sanos de un sistema patriarcal que les enseñó que pueden disponer de la vida de las mujeres y las niñas cuando ellos quieran, lo que se agudiza si la justicia no llega.

A pesar de que la familia tiene dos reparaciones de daño, plantean que no han recibido nada. Aunque el dinero no regresará la vida de Fátima, el menor que saldrá en junio está obligado a dar la reparación; la familia del joven argumenta que no tienen dinero y que la reparación debe de esperar hasta que salga de la cárcel y pueda trabajar.

Una violación más a los derechos humanos de la familia de Fátima, que se denunció durante el acto, es permitir que el asesino hablara con ellos y explicara que ahora no tienen dinero para pagar la reparación integral de daños, pero pagará en cuotas cuando cumpla su sentencia y trabaje.

Lorena expresa que constantemente se revictimiza a su familia, pues tienen que exigir lo que el estado debería garantizar.

La familia ha sido desplazada de su comunidad, luego de que los feminicidas los amenazarán de muerte. Las amenazas han sido por parte de todos, pero las peores fueron por parte de José Juan “N”, quien está en la reposición de sentencia; sus papás y su familia amenazaron de muerte a la señora Lorena dentro de la sala de audiencia en presencia de una juez, pero las autoridades lo niegan. 


La muerte de Daniel Quintana

Lorena se ha enfrentado a la violencia estructural de un gobierno al que considera que no le importa la vida, ni los derechos humanos de su familia. Esta situación se agudizó con el desplazamiento, pues los llevó lejos de su hogar, su familia y amigos. Lejos del lugar que vio crecer a los hijos, para llegar a un lugar en donde se han convertido en extraños.

Por ello, las crisis de ansiedad y depresión que Daniel sufría a causa de la muerte de su hermana se agudizaron pues el estado jamás garantizó acceso al sistema de salud integral, educación y trabajos dignos para los padres, la situación empeoró tras la llegada de la pandemia. 

Daniel y Fatima, víctimas de la negligencia de las autoridades

“La ansiedad y la depresión que tenía desde el 5 de febrero del 2015 cuando él y yo encontramos a Fátima asesinada en esa franja, mi hijo no tuvo acceso al sistema de salud en Nuevo León” dijo Lorena.

Daniel tenía 15 años y falleció el 24 de noviembre del 2020, de acuerdo con información publicada por la señora Lorena el joven fue referido a cuatro hospitales, sin encontrar la atención necesaria y argumentando ansiedad fue enviado a casa donde finalmente murió.

“Nos Dueles Dany Quintana Gutiérrez, tu muerte desnuda, el abandono y olvido institucional a los niños víctimas y a sus familias. Hermano de Fátima Varinia Quintana Gutiérrez víctima de feminicidio el 5 de febrero de 2015 desplazado por amenazas de muerte hoy asesinado por el sistema de salud qué le negó el acceso a la atención médica en el estado de Monterrey Nuevo León” escribió Lorena el 26 de noviembre.


Memoria contra la impunidad

Susan Sontag dijo que “recordar es una acción ética, tiene un valor ético en y por sí misma. La memoria es, dolorosamente, la única relación que podemos sostener con los muertos.” Por esta razón y para luchar contra el olvido, el colectivo “Ni una menos” instaló los memoriales de víctimas de feminicidio en el Edomex, el de Fátima es uno de ellos. Ahí la familia recordó a la niña a 6 años de su asesinato.

Lee también: Edomex el peor lugar para las mujeres, primer lugar en feminicidios