Fiesta patronal de San Lorenzo, en Toluca, festividad que pervive

Fiesta patronal de San Lorenzo, en Toluca, festividad que pervive
El 10 de agosto, la comunidad de San Lorenzo Tepaltitlán celebra a San Lorenzo Mártir, festividad religiosa de gran importancia

En San Lorenzo Tepaltitlán, el 10 de agosto, la comunidad celebra a San Lorenzo Mártir, en una fiesta religiosa de gran importancia para la comunidad que, luego de una pausa causada por la emergencia sanitaria, este año se retomó.

Como en otras comunidades, la función principal de San Lorenzo –menciona José Enrique Rojas en el trabajo Entre la tradición y la modernidad. El ritual, la identidad colectiva y la religiosidad popular en la fiesta patronal de San Lorenzo Tepaltitlán, Estado de México– es «interceder ante Dios para obtener auxilio para la comunidad ante alguna calamidad, enfermedad y apuro y procurar bienestar de la colectividad en general”. Por esta razón, la celebración suele ser de gran importancia; y la manera de llevarla a cabo es a través de una organización definida por medio de mayordomías.

Lee: Paseo de San Isidro, la fe que se renueva con el inicio de las lluvias

Los mayordomos se identifican con una prenda roja en la parte superior del cuerpo, que simboliza el martirio sufrido por el diácono Lorenzo. Son dieciséis mayordomos, agrupados en ocho parejas; dos por cada barrio que componen a la delegación de San Lorenzo. La mayordomía, dice el texto, “presenta una estructura jerárquica ascendente en prestigio social”; la responsabilidad moral y comunitaria que posee el mayordomo genera dicho prestigio.

Para la realización de la feria patronal de San Lorenzo se reconocen solo cuatro barrios: El Charco, San Angelín, La Loma y El Mogote. Son ocho parejas de mayordomos –dos por barrio– las encargadas de sufragar la fiesta.

Fiesta patronal de San Lorenzo. /Fotos: Uriel García

Festividad de San Lorenzo

La fiesta en San Lorenzo Tepaltitlán comienza el 1 de enero con el cambio de mayordomía en el atrio de la parroquia delegacional; a finales de julio se realiza la renovación de cera en procesión de la capilla de San Antonio a la parroquia de San Lorenzo. El domingo anterior al 10 de agosto se realiza un paseo por principales calles de la comunidad, con carros alegóricos, pirotecnia y la actuación de voladores de Papantla; a ello se agregan espectáculos para el entretenimiento.

En este año, el 10 de agosto, luego de las mañanitas, la misa, la actuación de los voladores de Papantla y los juegos pirotécnicos, la celebración cerrará con la presentación de grupos de música popular mexicana; adicionalmente, hay juegos mecánicos y puestos de comida rodeando la iglesia.

Como señala José Enrique Rojas, «en San Lorenzo Tepaltitlán la tradición festiva seguirá perpetuándose a través del sistema de cargos, en tanto siga existiendo una comunidad de fieles católicos que esté dispuesta a hacer uso de sus recursos materiales y familiares para la obtención de prestigio social y satisfacción moral y personal”.

Actuación de los voladores de Papantla en la festividad de San Lorenzo. /Fotos: Uriel García

Lorenzo Mártir

Lorenzo, se menciona en el portal de la Agencia Católica de Informaciones (ACI), era uno de los siete diáconos de Roma; era el encargado de distribuir las ayudas a los pobres.

La tradición cristiana menciona que en el año 257, debido a un decreto de persecución contra los cristianos, el Papa San Sixto fue asesinado y Lorenzo, martirizado; posteriormente, antes de morir, Lorenzo colectó el dinero y bienes de la Iglesia en Roma y los repartió entre los pobres y necesitados.

En la ACI se cuenta la historia de que el alcalde de Roma pidió a Lorenzo los tesoros de la Iglesia para que el emperador pudiera costear una guerra; entonces, Lorenzo reunió a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con sus limosnas y los puso ante la presencia del alcalde diciendo: Ya tengo reunidos todos los tesoros de la iglesia. Le aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador”.

Por esta causa, Lorenzo fue martirizado en una parrilla de hierro; al morir, rezó por la conversión de Roma y la difusión de la religión de Cristo en todo el mundo, y exhaló su último suspiro. Era el 10 de agosto del año 258.
En términos religiosos, el martirio de Lorenzo sirvió mucho para la conversión de Roma al cristianismo.