Skip to content Skip to footer

Ganan partidos alcaldías marcadas por el asesinato de sus candidatos

El 75.6 por ciento de los 36 asesinatos cometidos contra candidatos durante el pasado proceso electoral permanecen impunes
En seis de los 36 municipios donde sus candidatos fueron asesinados durante el proceso electoral, Morena, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano obtuvieron la victoria en los comicios.

De acuerdo con el periódico La Razón, dichos partidos —solos o en coalición— ganaron seis de los 36 cargos públicos para los que postularon candidatos o candidatas.

Alma Rosa Barragán

Entre las victorias se encuentra la hija de la candidata a la presidencia municipal de Moroleón por Movimiento Ciudano, Alma Sánchez, quien falleció 36 horas antes del inicio del proceso electoral. Sánchez ganó con 10 mil 5 votos, que representaron el 48.5 por ciento del total.

René Tovar

Omar Ramírez, suplente del candidato a la alcaldía de Cazones, Veracruz, por Movimiento Ciudadano René Tovar, quien también fue asesinado, ganó con el 49 por ciento del total de votos.

Pedro Gutiérrez

Lo mismo ocurrió con Pedro Gutiérrez, precandidato de Morena a la alcaldía de Chilón, Chiapas; él fue asesinado en marzo de este año y en las urnas ganó con el 42.4 por ciento de los sufragios, por lo que Carlos Ildelfonso Jiménez ocupará el cargo.

Juan Antonio Acosto

Juan Antonio Acosta, candidato del PAN a la presidencia municipal de Juventino Rosas, en Guanajuato, murió asesinado en enero. Su suplente, Fernando Gasca, ganó las elecciones.

Manuel Dimas

En Tierra Blanca, Veracruz Álvaro Gómez Flores consigió el  48% de las preferencias. Gómez obtuvo la candidatura luego de que el precandidato Manuel Dimas fuera asesinado en octubre del año pasado.

“En Veracruz, Morena ganó dos municipios donde sus candidatos fueron asesinados”, continúa el texto: Misantla, con Javier Hernández, que suplió a Jorge Alfredo Gaspar; y Tierra Blanca, donde Álvaro Gómez Flores obtuvo el triunfo, representando al asesinado Manuel Dimas.

Según las estimaciones de La Razón, el 75.6 por ciento de los 36 asesinatos cometidos contra candidatos durante el pasado proceso electoral permanecen impunes; 15 personas han sido detenidas por nueve crímenes y 27 son investigadas.