Skip to content Skip to footer

Justicia mexiquense: ni expedita, ni justa

En el discurso, se dice que hay avances en la procuración de justicia por parte del Poder Judicial mexiquense; sin embargo, casos como el de Ildefonso Zamora, el de los defensores del agua de Tlanixco y el de Humbertus Pérez dan muestra de lo contrario

Pese a los discursos que mencionan los avances en el Poder Judicial mexiquense, hay al menos tres fallos que pusieron en duda las sentencias y resoluciones del Tribunal Superior de Justicia mexiquense, pero también la celeridad de la justicia en la entidad: el del ambientalista Idelfonso Zamora, los presos de Tlanixco, y el caso de Humbertus Pérez Espinoza.

Te puede interesar: Logra Edomex impunidad cero… en casos relacionados a funcionarios públicos

Idelfonso Zamora ganó en tribunales federales su libertad, ante la resistencia de las autoridades del Estado de México a aceptar que no había pruebas en su contra; mientras Humbertus Pérez obtuvo fallos favorables tanto de jueces federales, como de juzgadores mexiquenses, hasta quedar libre.

En el caso de Tlanixco hubo desestimiento de la Fiscalía General de Justicia, tras una fuerte presión de organizaciones defensoras, y la intervención del actual gobierno federal, pero antes, jueces locales los sentenciaron, después de años de estar en prisión, y pese a que nunca hubo elementos para declararlos culpables.

Adicionalmente, miles de personas habrían sido acusadas, y algunas sentenciadas de manera injusta, como expone la plataforma “Haz Valer Mi Libertad”, la cual exhibe casos de mexiquenses a quienes les habría fabricado delitos la Fiscalía General de Justicia y el Tribunal Superior de Justicia, acusan, les dictó sentencias, pese a existir falsos testimonios y hasta tortura.

Te recomendamos: 19 mil 500 personas de las 30 mil recluidas en prisión son inocentes

El abogado Antonio Lara, del Centro de Defensa de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, advierte que las personas injustamente presas, a quienes les han fabricado delitos, son miles y podrían sumar unos 15 mil, es decir, la mitad de quienes en estos momentos están privados de su libertad en los penales del estado de México.

Algunos a quienes acompañan y consideran como personas injustamente presas son: Daniel Plácido Arroyo, Antonio Candelaria Reyes, Miguel Ángel Juárez, Daniel Juárez Vargas, Carlos Alberto Estrada y Ernesto Zúñiga, Leticia Arcos, Luis Alberto Hernández, Joel Arias, Tomás Gabriel Crisanto, Gustavo Martínez Uribe, Antonio García Soto, entre otros que buscarán acogerse a la nueva Ley de Amnistía y recuperar su libertad este año.

Casos emblemáticos

Idelfonso Zamora

Defensor de los bosques desde los años 90, Idelfonso Zamora perdió a su hijo Aldo en la lucha por preservar los recursos naturales en el año 2007. Fue detenido en noviembre del 2015, acusado de supuesto robo, en un proceso con irregularidades y con testimonios casi idénticos. Nunca le informaron de la investigación en su contra, ni le dieron oportunidad de organizar su defensa.

Amnistía Internacional lo declaró “preso de conciencia” y advirtió que podrían haberlo llevado a prisión en represalia por su lucha a favor de los bosques. Estuvo preso nueve meses en el penal de Tenancingo y no fue la justicia mexiquense la que ordenó liberarlo, sino la federal: un juez le concedió un amparo y ordenó su libertad que fue concedida en agosto del 2016.

Los presos de Tlanixco

Seis personas indígenas, defensoras del agua fueron detenidas y acusadas por el delito de homicidio en contra de un empresario español, por defender su derecho al agua, y pese a no existir pruebas en su contra fueron sentenciadas a 50 años de prisión. Tres permanecieron 13 años en prisión y otros tres, 16 años.

Su defensa y organizaciones defensoras de derechos humanos como el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero señalaron que hubo pruebas falsas en su contra y falsas declaraciones.

La Legislatura local hizo un exhorto para liberarlos, y el caso fue llevado a la Secretaría de Gobernación en el actual Gobierno federal. Al final, la Fiscalía se desistió, pero fueron jueces mexiquenses quienes los sentenciaron. Además, estuvieron más de 10 años en prisión preventiva, sin una sentencia. En este caso tampoco hubo una justicia expedita.

Humbertus Pérez Espinoza

El activista y defensor de la vivienda, Humbertus Pérez Espinoza, señalado como preso de conciencia, estuvo cuatro años en prisión acusado de robo con agravante, y después por extorsión. En total, ha señalado que le fabricaron cuatro carpetas, pero todas las ganó por la vía jurídica.

Lee: Dictan libertad absoluta al activista José Humbertus Pérez

En 2015 fue acusado de robo a casa habitación, con la agravante de haberse cometido con violencia, pero un juez federal lo amparó; en una segunda carpeta fueron los magistrados quienes le revocaron el auto de vinculación a proceso; en la tercera y en la cuarta los jueces lo absolvieron.

Sin embargo el propio Humbertus ha acusado al Poder Judicial mexiquense de haber permitido la fabricación de delitos, de confirmar sentencias contra inocentes, entre ellos, la sala que confirmó la carpeta por robo, aunque un juez federal resolvió que no había elementos.

Con la Ley de Amnistía que este año entró en vigor han sido exhibidas más fallas en la procuración y en la administración de justicia mexiquense.