Skip to content Skip to footer

La espera se prolonga; una apelación pone pausa al juicio por el feminicidio de Diana

"No queremos una sentencia de burla, queremos que se quede de por vida, porque ni con su vida va a pagar la vida que le arrebató a mi hija”

Diana Velázquez fue víctima de feminicidio el 2 de julio de 2017, luego de que dos hombres la agredieron sexualmente y le quitaran la vida. Tres años después, con la presión de diversas manifestaciones, plantones y protestas convocadas por su familia y colectivas que le acompañan, las autoridades detuvieron a uno de los presuntos implicados en el crimen ocurrido en Chimalhuacán, Estado de México. En junio de este año inició el juicio en contra del acusado Jesús Alejandro N. Sin embargo, el proceso se mantiene en pausa desde hace un par de semanas, cuando el hombre interpuso un recurso de apelación ante un Tribunal del Poder Judicial.

No te pierdas: Ya estamos a prueba de todo dolor: madre de Diana Velázquez Florencio

Con esta apelación, el acusado alega la existencia de pruebas que no se le admitieron a su defensa privada, pero estas ya se habían presentado y rechazado en la etapa intermedia. Gabriela Amores ––abogada y asesora jurídica de la familia de Diana–– explicó que en caso de que la apelación proceda a favor del acusado, se permitiría la exposición de las pruebas que la defensa quiere. En caso de que la apelación sea rechazada, se daría paso a la etapa de alegatos, lo que permitiría avanzar con el juicio por feminicidio.

Lidia Florencio, madre de Diana Velázquez, afuera de los Juzgados de control de enjuiciamiento judicial de Nezahualcóyotl. / FOTO: Mercedes Martínez

Aunque es necesario esperar la decisión del Tribunal, para la asesora no hay posibilidad de que la apelación proceda, “porque un juez ya había determinado la no inclusión. En esta etapa se debe entregar una prueba nueva. No se va aceptar porque ya se había desahogado con anterioridad en etapa intermedia, y el juez de control ya había desechado esas pruebas. Ahí es donde hubiera apelado… de hecho sí apeló y tampoco se la aceptaron. También hizo una apelación por tortura que tampoco le aceptaron”.

El problema, detalla Amores, es que la respuesta para la apelación podría prolongarse “desde un mes, hasta seis meses, nosotros esperaríamos que el 7 de diciembre ya esté, muchos dicen que no, y que incluso habrá que esperar el próximo año…”.

Un camino difícil y desgastante

Mientras tanto, el desgaste físico y emocional se prolonga para Lidia Florencio, madre de Diana, quien en las últimas audiencias espera que por fin se dicte un veredicto que le permita alcanzar una precedente en la justicia por la que ha marchado y gritado desde hace años.

El sentimiento es de indignación. “Es difícil para la familia porque son procesos demasiado largos. Primero esa lucha de decirle a las autoridades que hagan su trabajo de investigación para dar con los responsables; y a fuerza de voluntad llegamos a donde llegamos. Se da con el paradero de uno de los feminicidas, pero de ahí partimos a otro proceso demasiado desgastante de todas las formas: económica, moral, físicamente”, dice Lidia.

“Algo que tenemos las madres es que seguimos a pesar de las trabas que ponen para que uno se canse. No queremos una sentencia de burla, queremos que se quede de por vida, porque ni con su vida va a pagar la vida que le arrebató a mi hija”.

Te recomendamos: Mural de emergencia, una protesta de memoria y justicia

Este martes 23 de noviembre se tenía planeada una audiencia en el penal de Nezahualcóyotl, la cual se suspendió por segunda ocasión hasta que un Tribunal dicte una respuesta al recurso de apelación interpuesto por la defensa. El acusado además, cambió a su defensor privado por uno público.

Cuando inició el juicio por el feminicidio de Diana Velázquez Florencio se relató que el hoy acusado, junto a otro hombre, asaltaron a la joven, la agredieron físicamente, abusaron sexualmente y asfixiaron. Le quitaron la vida para que no los denunciara. Hasta el momento, el segundo responsable continúa prófugo. Como parte de las investigaciones, las autoridades hicieron la confronta biológica con un hombre señalado como un violador serial, sin embargo, con el caso de Diana, la confronta no arrojó un resultado positivo, por lo que continúa la búsqueda del sujeto.

Omisiones en la investigación

La detención de uno de los presuntos feminicidas de Diana y la apertura del proceso judicial que ahora está en curso no fue resultado de la voluntad de las autoridades, de acuerdo a la señora Lidia. En realidad, tanto su familia como colectivas feministas y defensoras, mantuvieron la presión sobre las autoridades desde hace más de tres años, cuando Diana desapareció y fue localizada unos días después en el Servicio Médico Forense de su municipio. Antes de que se diera a conocer la detención de Jesús, Lidia se plantó frente a Palacio Nacional para ser escuchada por el Presidente, para exigir su atención.

Además, previamente la organización Amnistía Internacional documentó el caso de Diana como un ejemplo de las deficientes investigaciones de feminicidios que llevan a cabo las autoridades del Estado de México.

“Las investigaciones sobre feminicidios precedidos de desaparición, realizadas por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), presentan graves deficiencias por la inacción y negligencia de las autoridades, lo que ha llevado a la pérdida de evidencias, a que no se examinen todas las líneas de investigación y a que no se aplique correctamente la perspectiva de género. Esas insuficiencias obstaculizan el proceso judicial y aumentan las probabilidades de que los casos queden impunes”, señaló Amnistía Internacional en su informe presentado el pasado mes de septiembre.

Las omisiones en este caso fueron graves y numerosas: las autoridades perdieron la ropa que Diana vestía cuando fue asesinada sin que esta hubiera sido analizada. El día que su cuerpo fue localizado sin vida, los agentes de la policía la identificaron como una persona del sexo masculino, esto dificultó aún más la búsqueda que realizó su familia para dar con su paradero. Más tarde, el agente de la policía municipal dijo que identificó a Diana como un hombre porque cerca del lugar del hallazgo “se juntan varios travestis”.

Lee: No fue asesinada solo por un cobarde, también por el Estado omiso”: inicia juicio por feminicidio de Diana Velázquez

Además, “la negligencia de las autoridades comenzó desde el momento en que la familia acudió a la Fiscalía de Chimalhuacán a denunciar la desaparición y se negaron con el argumento de que era muy pronto y debían esperar 72 horas. Sin embargo, para ese momento el cuerpo de Diana ya había sido localizado”, recordó a través de un comunicado el colectivo Siempre Vivas.

Aunado a las omisiones, “en el intervalo de las audiencias, la señora Lidia sufrió dos accidentes que le dejaron tres fracturas graves y por las cuales tuvo que pasar meses en una silla de ruedas, lo que complicó su traslado a las diversas diligencias que realiza para alcanzar la justicia para su hija”, destaca el comunicado de la colectiva en el que exigen justicia y “una sentencia ejemplar que siente un precedente de no repetición y reparación del daño para la familia de Diana”.

Diana Velázquez Florencio era una mujer apasionada por la lectura, Agatha Christie entre sus escritoras favoritas. Uno de los libros que más le gustaban era 100 años de soledad. Le gustaba andar en bici y recorrer las calles de Chimalhuacán, hacer ejercicio, hacer pesas, pasar tiempo con Mapachito y Mamo, sus gatitas. Trabajaba vendiendo dulces para costear una computadora que le permitiera terminar la preparatoria, ya que su meta era estudiar una carrera universitaria.


De enero a julio de este año, las Fiscalía local judicializó 78 carpetas por el delito de feminicidio en el Estado de México. Sin embargo, abrió otras 413 carpetas clasificadas como homicidio doloso en contra de niñas, adolescentes y mujeres. Aparte, 88 carpetas como homicidio culposo. El año pasado (2020), se contabilizaron 897 carpetas por asesinatos de mujeres en estas tres modalidades, es decir, 82 carpetas más que el año anterior (2019).

Para saber más: Incrementaron feminicidios en Edomex 18 % en el último año, mantiene las cifras más altas del país

Se espera que el 7 de diciembre se realice una nueva audiencia para conocer si existe o no una respuesta al proceso de apelación.