Skip to content Skip to footer

La guerra de Calderón contra el narcotráfico

En 2012, la Sedena reconoció que que cuando Calderón declaró esta guerra no contaban con una estrategia militar

El 10 de diciembre de 2006 fue anunciado el operativo Conjunto Michoacán, un primer despliegue de tropas cuya misión consistía en “recuperar el territorio” que estaba en manos del crimen organizado, para ello se movilizaron 4 mil 260 soldados, mil 054 marinos y mil 420 policías federales.

Con esta acción Calderón declaró el inicio de la “guerra” de su gobierno contra las organizaciones criminales, especialmente contra el narcotráfico.

No te pierdas nuestro trabajo especial: Las manos sucias de Calderón

Para librar la guerra entre 2006 y 2011, Calderón incrementó en un 50 por ciento los gastos en seguridad del gobierno federal, fortaleciendo a la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) y a la Policía Federal.

En mayo de 2012, el periodista Daniel Lizárraga difundió los documentos de respuesta que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Presidencia de la República, a través del Sistema Infomex del IFAI. Lizárraga quería conocer si existió algún informe o estudio que expusiera los objetivos de la estrategia de seguridad.

En los documentos, la Sedena aceptó que en el momento en el cual el presidente Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico no contaba con una estrategia militar para el despliegue de sus tropas en todo el país.

Resultados de la guerra

La estrategia de descabezar cárteles fraccionó a los grupos delictivos, creó nuevas generaciones de capos y propició enfrentamientos cada vez más violentos entre ellos. Al final del sexenio de Calderón, los muertos sumaban más de 104 mil y los desaparecidos más de 14 mil según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Con este sexenio se abrió un sendero de muerte que este año alcanzó las 350 mil personas, asimismo más de 72 mil continúan desaparecidas, según cifras oficiales. 

La guerra también implicó una mayor intervención del ejército en tareas de seguridad pública.

El estudio Violaciones de Derechos Humanos en la Guerra contra el narcotráfico destaca que la magnitud de la intervención del ejército en operaciones que corresponden a la policía fue tal que del 2006 al 2012 se registraron 50 mil 915 civiles detenidos por militares; además, 6 mil 254 personas fueron detenidas por la Secretaría de Marina (Semar) del 2006 al 2014.

Por su parte el informe Ni Seguridad, Ni Derechos: Ejecuciones, desapariciones y tortura en la ‘guerra contra el narcotráfico’ de México, de Human Rights Watch, encontró evidencias en 2011 que sugieren que miembros de las fuerzas de seguridad habrían participado en más de 170 casos de tortura, 39 “desapariciones” y 24 ejecuciones extrajudiciales desde que Calderón asumió la presidencia en diciembre de 2006.

Los investigadores Isaac Sánchez-Juárez y Mario Durán-Bustamante* sostienen que otra de las consecuencias de la guerra contra el narcotráfico es el deterioro de la economía mexicana y señalan que el incremento en el número de homicidios durante el sexenio de Calderón se correlacionó negativamente con la productividad del sector industrial.

Los efectos nocivos de la Guerra en la economía se manifiestan al confirmar que los estados intervenidos militarmente ven reducida la productividad de su sector secundario y, con ello, la del resto de los sectores de actividad económica”.

** “Guerra contra el narcotráfico y
desempeño económico regional en México”,
disponible en Actividad económica en México. Un análisis sectorial

Lee la siguiente parte: Cuatro acontecimientos que marcaron su sexenio