Skip to content Skip to footer

Los muertos y desaparecidos por la guerra contra el narco: el fracaso de Calderón

Las desapariciones y el desinterés por atenderlas han dejado otro rastro escalofriante: miles de fosas clandestinas a lo largo del país

La administración de Calderón fue testigo de una crisis económica global en el 2008 que impactó directamente las finanzas de México, y dejó un crecimiento menor al 2 por ciento anual en el Producto Interno Bruto —1.9 de acuerdo con el Inegi.

La moneda nacional sufrió una depreciación del 30.55 por ciento, la mayor desde el sexenio de Ernesto Zedillo; además, la introducción de los llamados “gasolinazos” dejó para el final de la administración calderonista combustibles 59 por ciento más caros que al principio de esta. 

No te pierdas nuestro trabajo especial: Las manos sucias de Calderón

Sin embargo, el sexenio del ex panista no es recordado precisamente por el crecimiento económico, sino por la guerra contra el narco tráfico que, en comparación con lo laxo de su desempeño en lo económico, dejó cifras sin precedente en la historia moderna del país.

El país de los muertos y desaparecidos 

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), durante el sexenio de Felipe Calderón en México fueron asesinadas un total de 120 mil 935 personas, es decir que cada día se cometieron 55.1 homicidios diarios.

Esta cifra es similar a la registrada durante el mandato del priista Enrique Peña Nieto, cuando según el SNSP se cometieron 156 mil 437 homicidios, pero significativamente superior al número de personas asesinadas durante el sexenio de Vicente Fox, 60 mil 280, según la consultora TResearch.

Los muertos no fueron las únicas víctimas de la guerra contra el narcotráfico que se contaron por millares: la brutalidad extrema con la que los carteles de la droga operaron, los desplazamientos forzados y la nula voluntad para la búsqueda de personas desaparecidas ha dificultado tener un consenso que de luz a una cifra precisa.

“Podrían ser 300 mil los ciudadanos de este país que podrían estar regados en cementerios clandestinos o ya desaparecidos para siempre en ácido o calcinados. Nadie sabe…”, refiere un fragmento del artículo ¿30 mil? ¿60 mil? ¿300 mil? Peña y Calderón no contaron siquiera a los desaparecidos de la guerra, del portal Sin Embargo. 

La cifra “oficial” sugiere una nada alentadora estimación. En el 2013 la Secretaría de Gobernación del gobierno peñista presentó un informe sobre los casos de personas “no localizadas” en el que precisó que 26 mil 112 personas habían sido desaparecidas durante el calderonato, 11 mil 314 menos que con Peña Nieto.

Las desapariciones y el desinterés por atenderlas han dejado otro rastro escalofriante: miles de fosas clandestinas a lo largo del país. 

El último informe sobre personas desaparecidas presentado por el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, arrojó que en total habían encontrado mil 749 fosas desde el inicio del gobierno de López Obrador hasta julio de 2021. Solo 3 mil 25 cuerpos han sido recuperados.

La cifra negra 

De acuerdo con la revista Proceso, en 2011 el gobierno de Felipe Calderón registró cifras más altas sobre los homicidios en México que las dadas a conocer de manera oficial por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), “por lo que determinó ocultar un documento que precisaba esos números y lo reservó hasta el año 2024”.

Para entender mejor: Documentales y libros para entender el calderonato