Skip to content Skip to footer

La Quinta Columna

la-quinta-columna

La Quinta Columna

Cinco mitos de los Gobiernos de Coalición en un Régimen como el Mexicano

Los gobiernos de coalición son un arreglo entre las élites de los partidos, un contrato o convenio, por medio del cual se reparten posiciones a cambio de una salida numérica para sumar votos; por ello, hay argumentos que generan dudas respecto a los mismos.

  • Mito uno: se firman convenios estableciendo objetivos claros de gobierno.

Realidad: en el mejor de los casos se establecen algunos compromisos delineando políticas públicas futuras; que no dejan de ser posibilidades, que en caso de incumplimiento no implican sanción alguna o pena convencional para los firmantes.

  • Mito dos: se obtendrá un grupo de servidores públicos de primer nivel de mayor calidad, toda vez que las propuestas de nombramientos deberán ser ratificadas por el Poder Legislativo, con eso se llegará al ansiado gabinetazo.

Realidad: ese mecanismo de ratificación será finalmente una decisión política, que en su perversión, deriva del establecimiento de cuotas, de ninguna manera garantizará capacidades técnicas y transparencia.

  • Mito tres: se fortalece el poder del voto en beneficio de los ciudadanos.

Realidad: La forma de castigar o premiar el desempeño de un funcionario electo es votar o no por su partido en las siguientes elecciones; esta condición podría no cumplirse en un gobierno de coalición –formado por múltiples partidos– ya que el responsable de las políticas se vuelve menos identificable, al igual que la asignación de responsabilidades. Por ende, la democracia y el poder del voto se debilita.

  • Mito cuatro: es una forma de gobierno que ha funcionado en algunas ocasiones en Europa por lo que servirá en México.

Realidad: importar sin más la figura del gobierno de coalición podría ser una forma de caer en el error que implica creer en la existencia de un arreglo institucional ideal y querer adoptarlo sin reflexionar, ejemplo de fracasos recientes el inglés y el italiano, las formas de gobierno pueden ayudar pero las características de las personas y el pasado de sus partidos son determinantes.

  • Mito cinco: se fortalece la democracia.

Realidad: Podrían resucitar prácticas autoritarias, al buscar que el titular del Poder Ejecutivo cuente con mayorías estables que le permitan determinar libremente y sin contrapesos, el rumbo del país o de una entidad federativa.